El periodista y sociólogo Marco Teruggi que se encuentra en La Paz, explicó la situación de Bolivia: «Hay cierta improvisación en el escenario pos-renuncia de Evo. Hay que ver cómo se van dando las reacciones populares, anoche ha habido mucha gente que salió a las calles, hoy en la ciudad de El Alto hay represión, enfrentamientos«.

¿Qué va a pasar en Bolivia?

«Es muy incierto. Primero porque el bloque que condujo el golpe de Estado es muy heterogéneo, no tiene un acuerdo muy claro acerca de cómo seguir, y tiene una necesidad de hacer ver que esto fue una acción democrática. Estamos dando una batalla para recalcar que esto fue un golpe de Estado«, sostuvo.

«Hay un problema con el mando, después de la renuncia de Evo Morales, la presidenta del senado y (el vicepresidente, Álvaro) García Linera, debería asumir la tercera que estaba fuera del país y está volviendo. Pero no está claro si va a haber acuerdo para que ella asuma«. Se trata de la senadora opositora Jeanine Áñez.

«Hay cierta improvisación en el escenario pos-renuncia de Evo. Hay que ver como se van dando las reacciones populares, anoche ha habido mucha gente que salió a las calles, hoy en la ciudad del alto hay represión, enfrentamientos«.

«Hay una gran parte del país que respalda el proceso de cambio y va a salir a defenderlo. También hay agrietamiento de actores, renunció el comandante general de la policía que había dado parte de la estocada al gobierno de Evo. Esta todo muy inestable y en movimiento», concluyó.

Golpe de Estado

«Hay grupos de amedrentamiento que están muy fuertes. Por ejemplo, la alcaldesa que fue secuestrada, eso es parte de un plan de amedrentamiento. Forma parte de la estructura de hacer un golpe de Estado, más allá de que hay mucho resentimiento y racismo en Bolivia, hay una estructura muy clara que fue puesta en marcha».

«Desde el principio la Embajada Norteamericana actuó, y lo hizo vía la OEA, fue el primer gobierno que no reconoció el resultado del 20 de octubre. Acá no se puede analizar lo que pasó sin una mirada geopolítica, y sin una lógica de como se montan los golpes de Estado hoy en el siglo XXI en el continente«, concluyó.

Pasó en Caput #ReportaCaput