Norberto Galasso y Fabián Mettler cuentan la vida de Oliverio Girondo en el programa Galasso de media cancha. Escritor y poeta de vasta cultura, refinamiento y desparpajo, renovó el lenguaje con obras de gran poder disruptivo. Integró el Grupo Florida, pero no tuvo posiciones elitistas.

Oliverio Girondo 

Nace en Buenos Aires, el 17 de agosto de 1891, en el seno de una familia de buena posición económica. Estudia en Inglaterra y en Francia, y ya regreso a la Argentina se recibe de abogado, aunque no ejercerá nunca. Viaja seguido a Europa, y allí toma contacto con las vanguardias literarias de la época. En 1922, publica “Veinte poemas para ser leído en el tranvía”, y en 1925, lanza “Calcomanías”. Por ese tiempo se convierte en uno de los referentes del Grupo Florida, que se expresa a través de la revista “Martín Fierro”. En 1932, publica “Espantapájaros”, libro que publicita de manera ingeniosa, haciendo circular una carroza fúnebre con un espantapájaros en su interior; logra vender 5.000 ejemplares en un mes. Durante la década del 30, continúa con la indagación febril del lenguaje, recibiendo fuerte influencia del surrealismo. En 1937, publica “Interlunio”, y en 1942, “Persuasión de los días”. En 1946, modificando el estilo, publica “Campo nuestro”. Su siguiente libro –En la masmédula-, publicado en 1954; da un giro aún mayor, tornándose más hermético y recurriendo a expresiones propias del dadaísmo. Este libro, se ha dicho, es una “orgía de combinaciones verbales, un esplendor idiomático jamás conseguido en la literatura española”. Pero, Oliverio Girondo no es sólo “un dandy, un incansable viajero, gran bromista y gran poeta”, sino también un hombre que despotrica contra el imperialismo, como queda patentizado en el folleto que publica con el título “Nuestra actitud frente al desastre”. Allí dice: “(…) Mientras la economía del país se encuentre, en su mayor parte, en manos extranjeras y todos los servicios públicos no nos pertenezcan, resultará ilusorio defendernos del atropello exterior o erguirnos ante cualquier amenaza externa”. Arturo Jauretche, decía que Oliverio Girondo nada tenía que ver con el resto del mundillo literario oficial, que era profundamente nacional y que se interesaba mucho por la obra realiza por FORJA, de la que, además, era aportante. En 1964, es atropellado por un auto, accidente del que no logra reponerse. Fallece, en Buenos Aires, el 24 de enero de 1967.

Ilustración: Luis Schinca. 

Galasso de media cancha

El programa que conducen Norberto Galasso Fabián Mettler se emite todos los domingos a las 13 por Radio Caput.

Pasó en Caput#GalassodeMediaCancha