El abogado especialista en Seguridad Social, Miguel Ángel Fernández Pastor, criticó que el aumento de haberes del cinco por ciento a las y los jubilados que se otorgó para diciembre quede a cuenta para marzo y consideró que es “una desubicación en términos políticos”.

Miguel Ángel Fernández Pastor señaló que si bien la el proyecto para la Ley de Movilidad que ya ingresó al Senado es “una bendición”, aún no entiende la “torpe” decisión del gobierno nacional de incluir el aumento de haberes del cinco por ciento que se otorgó para diciembre y que se descontará en marzo. “Es una decisión apresurada y una desubicación en términos políticos”, afirmó. 

En comunicación con Gustavo Cano y Nora Lafón, el abogado especialista en derecho previsional remarcó que desde el Poder Ejecutivo tendrían que haber esperado a marzo para tomar la decisión ya que “no saben si se va a poder respetarla”.

Además, criticó el manejo de la información, dado que no se conoció la medida hasta que fue difundida por el titular de la Comisión Bicameral Mixta de Movilidad Previsional, Marcelo Casaretto. Fernández Pastor aseguró que “creer que lo único que se manejan son números y no sensibilidades humanas es una torpeza más”, puntualizó.

Sin embargo, Fernández Pastor dijo que «no se trata de un ajuste”, como sí lo fue el veinte por ciento que implementó Mauricio Macri en cuatro años. Asimismo, consideró que al ser un “tema menor” dentro de la propuesta de la fórmula de movilidad, entendió que “no es una decisión política de perjudicar a nadie”, sino que es simplemente “una torpeza”.

Pasó en Caput #NoticiasHoy