Eve Closter, integrante del Proyecto Artigas, denunció que allegados a Luis Miguel Etchevehere se acercaron a la finca de Dolores para amedrentarla y para presionar a la Justicia para que «este del lado de los corruptos».

Eve Closter está trabajando en Entre Ríos, en el campo que donó Dolores Etchevehere para el proyecto Artigas y contó la forma en que se acercaron a amedrentar a la hermana del ex ministro de agricultura y a los integrantes del MTE Rural que llevan adelante el proyecto agroecológico en esas tierras.

Eve remarcó que Dolores Etchevhere es la dueña legítima de estas tierras y “viene a recuperar su herencia como derecho natural inalienable”. También contó que Luis Miguel Etcevehere a quien llamó “mafioso, corrupto y estafador” convocó a una movilización “por la propiedad privada” mientras estaban comenzando a construir de la huerta agroecológica en el predio. Desde el Proyecto Artigas manifiestan que esa marcha “tuvo como motivo impresionar al poder judicial de la provincia para que esté del lado de los corruptos y no de la verdad, la justicia y la reparación histórica”.

En comunicación con Fernando Alonso, Closter dijo que anoche, varios voceros se acercaron a la entrada de la finca “de una manera mafiosa y extorsiva a amenazar a Dolores”, y pedirle que se vaya “de manera pacífica”. También dijo que le ofrecieron un “salvo conducto para salir de la provincia, con una impunidad total”. Asimismo, la trabajadora del proyecto sostuvo que este acto “deja en evidencia que estos tipos no entienden nada y no les interesa, piensan que pueden pasar por encima de la justicia”. 

Juan Grabois, abogado de Dolores e impulsor del Proyecto Artigas compartió imágenes de lo ocurrido:

Además, Eve afirmó que los hermanos Etchevehere «se jactan de ser los defensores de la propiedad privada y se la están negando a Dolores”. También consideró que el gran problema de la disputa es que “ella decide generosamente compartir eso con nosotros y construir un proyecto distinto”.

Por otro lado, la trabajadora rural comentó que en la entrada al campo hay una vigilia de allegados a los hermanos Etchevehere que no les permite entrar ni salir, y que incluso está presente la Policía de Entre Ríos.

Por último, la integrante del Proyecto Artigas contó que al grupo de trabajo lo integran cincuenta compañeros y compañeras y que van a seguir resistiendo para garantizar el derecho de Dolores y «de quienes hoy somos parte del proyecto para cultivar la tierra de otra manera”.

Eve Closter aseguró que no tienen miedo del poder que tiene la familia Etchevehere en Entre Ríos, pero exigen justicia y están convencidos y convencidas de que “estamos parados del lado de la historia que hay que estar”.

Pasó en Caput #ReportaCaput