La Jueza en lo Contencioso Administrativo y Tributario de la ciudad de Buenos Aires, Elena Liberatori, relató su experiencia en el edificio ocupado por personas de bajos recursos ubicado en Villa Lugano y llamado «Elefante Blanco».

La titular a cargo del Juzgado N° 4 en lo Contencioso Administrativo y Tributario de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires describió las precarias condiciones de quienes vivían en el llamado «Elefante Blanco», y que constató en abril de 2014 cuando debía comprobar los nulos avances del gobierno de la Ciudad en cuanto a sanear y dotar al lugar de las mínimas condiciones de seguridad.

Afirmó Liberatori, en el programa «Justicia sin Vueltas» que «el Elefante Blanco era una inmensa y alta torre a medio construir en El Barrio de mataderos que se convirtió en lugar de viviendas precarias para un centenar de familias, convertido por el devenir de la ausencia estatal era una mezcla de basurero y cloaca a cielo abierto en su subsuelo».

«Cuando decimos precario nos referimos a que todo lo construido es hecho por las manos de esas familias y el esfuerzo puesto en esa resiliencia de vida que es una característica que surge cuando las condiciones del hábitat son degradantes de la condición humana».

En esa recorrida, la Jueza habló con los vecinos y vecinas y describió la situación de extrema vulnerabilidad de una de ellas. Se llama Julia y vivía con sus 10 hijos «en el subsuelo de ese edificio monstruoso. En un hueco de su espacio vemos, en oscuridad total, que por las paredes cae de modo permanente una lámina de agua. También cae la basura que ella saca cada tanto durante todo el día. Y desde un agujero enorme en el piso cuando llueve desbordan las aguas hervidas que le inundan el lugar. Ese lugar, en condiciones inmundas, que es su casa».

Elena Liberatori finalizó su relato recordando que el Elefante Blanco fue demolido por la actual gestión de gobierno y las personas reubicadas a través de la Secretaría de Barrios Vulnerados y concluyó: “Me duele pensar que a sus vulnerabilidades de toda la vida ahora se suman las que traen este flagelo. Si visibilizamos estos testimonios existen, nos duelen y preocupan».

Pasó en Caput #JusticiaSinVueltas