El fotógrafo y periodista Pepe Mateos conversó sobre su trayectoria en la profesión y la experiencia en la calle fotografiando la realidad. “No fue casual haber llegado a la estación de Avellaneda cuando el comisario le disparó a Darío, había un interés muy grande de participar de lo que estaba pasando en la sociedad”, relató en referencia al asesinato de Darío Santillán y Maximiliano Kosteki. Mateos estará brindando un taller en Radio Caput desde el próximo miércoles a las 18.

«La idea de hablar de fotoperiodismo es darle una entidad al fotógrafo cómo periodista, que tiene una mirada sobre los hechos, una interpretación y una búsqueda sobre lo que sucede. Tienen una manera de interpretar y comunicar la realidad, a través de su cámara”, explicó el fotógrafo Pepe Mateos sobre su profesión.

Además se refirió a la coyuntura que atraviesa al mundo con la pandemia del Covid19 y su efecto en el fotoperiodismo: “Lo que dejó en claro la pandemia es la precarización de la profesión. Hay un aporte de mucha voluntad para seguir trabajando como fotógrafo en la comunicación. No es un simple registro de la realidad, sino que se ponen conocimientos, intenciones y sensibilidad para realizar esta profesión”.

Sobre su experiencia en la estación de Avellaneda el 26 de junio de 2002, el día que Maximiliano Kosteki y Darío Santillan fueron asesinados por la Policía de la Buenos Aires, Mateos relató: “No fue casual haber llegado a la estación de Avellaneda cuando el comisario le disparó a Darío, había un interés muy grande de participar de lo que estaba pasando en la sociedad. Fue importantísimo el rol de los comunicadores ese día”.

Respecto de la fotografía en la que se ve a Mateos sosteniendo dos berenjenas en el aire, reclamando por la liberación de Bernardino Avila y Juan Pablo Barrientos, expresó: “Su detención no ameritaba más que 20 minutos pero fueron trasladados a la comisaría de Lugano y después a la fiscalía. Teniamos que hacer algo para presionar. Eran las 7 de la tarde y no los iban a soltar, ¿y en calidad de qué? No había pasado nada. Tenía que ver con lo que había pasado una semana antes”.

“Fue la primera vez que sentí temor de que estamos absolutamente controlados, estamos siendo vistos y corremos riesgos reales por lo que hacemos”, afirmó Mateos sobre la detención de sus compañeros, una semana después de documentar la represión policial a trabajadores y trabajadoras de la tierra en la Plaza Constitución durante un Verdurazo.

A propósito del taller que brindará Mateos a partir del miércoles 18 de agosto: “El conocimiento previo es que haya un interés por fotografiar y que haya gente que utilice una cámara o un celular. El taller es breve, el interés es mostrar los antecedentes del fotoperiodismo, un recorrido por autores y momentos. Después analizar y mirar los trabajos que tenga la gente que participe. La idea es ayudar a descubrir formas de mirar”.

El taller tendrá una duración de 4 encuentros, los miércoles a las 18, a través de la plataforma Zoom. Para más información enviar un mail a caputedu@gmail. com o al 11 3441 8339.

Pasó en Caput #LugaresComunes