El abogado constitucionalista, Eduardo Barcesat, analizó la decisión de la Corte Suprema de Justicia, que permite a los jueces Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi que sigan en sus cargos hasta que se realice el concurso.

Eduardo Barcesat dijo que el fallo de la Corte Suprema sobre el caso de los jueces designados por decreto durante el gobierno anterior «es autocontradictorio». Aseguró que «el voto de mayoría con buenos argumentos dispone un mal resultado» y explicó que las nulidades constitucionales son absolutas, manifiestas e insanables y que «no se puede sostener por un lado el bien obrar constitucional y por otro dejarlo indeterminado» en ejercicio de una función declarada nula.

En conversación con Fernando Alonso, Barcesat recordó que el fallo de la Corte significa declarar la nulidad de lo resuelto por el Consejo de la Magistratura por ajustarse a derecho, además anula lo que resolvió el Senado de la Nación tras la ausencia de los jueces en la audiencia y también anula el decreto del presidente Alberto Fernández que dispuso el cese en la actividad y la devolución de los magistrados a sus tribunales de origen.

Barcesat señaló que al mismo tiempo «le dio una pervivencia al decreto nulo que dictó en su momento el presidente Macri«, de modo que «es un fallo que empobrece la doctrina«,  contradice acordadas anteriores y «deja un pésimo precedente para futuros pronunciamiento de la Corte Suprema».

Por otro lado, Eduardo Barcesat explicó que ahora hay un plazo de dos años para que estos jueces tengan tiempo de quedarse en la Cámara Federal mientras «estará en juego la responsabilidad del gobierno de Macri y sus funcionarios» en causas como la que investiga los pagos a las empresas de peaje. Por eso, Barcesat concluyó que en este contexto el fallo de la Corte «es una señal de reconciliación con los medios comunicacionales y el poder económico dominantes».

Pasó en Caput #ReportaCaput