La diputada nacional por la Ciudad de Buenos Aires, Paula Penacca, y el legislador porteño Leandro Santoro, ambos del Frente de Todos, brindaron una conferencia de prensa virtual, en donde Radio Caput participó junto a medios populares, y en la que reclamaron al gobierno de Horacio Rodríguez Larreta que el regreso a las clases sea con «una presencialidad segura y cuidada». 

Mientras tanto en el marco de un amparo contra el regreso de las clases presenciales en la ciudad de Buenos Aires, el juez porteño Roberto Gallardo citó a una audiencia a los ministros de Educación y de Salud de la Ciudad, Soledad Acuña y Fernán Quirós, y les reclamó información sobre los protocolos previstos para el retorno a las aulas.

El gobierno de Horacio Rodríguez Larreta recusó al juez en lo Contencioso, Administrativo y Tributario de la Ciudad, Roberto Gallardo

El Frente de Todos de la Ciudad de Buenos Aires replicó con una carta en la que se manifestó a favor del retorno de la presencialidad, en tanto se «garanticen las condiciones de enseñanza y aprendizaje, dando cumplimiento a los protocolos y resoluciones vigentes» y llamó a esta conferencia de prensa que brindaron Paula Penacca y Leandro Santoro.

Reclaman una  «presencialidad cuidada» que en el protocolo presentado por el Gobierno de la Ciudad no se trasluce. Se preguntan cómo se va a cumplir con lo dispuesto por el Consejo Federal de Educación y consideran  que las políticas educativas del gobierno del PRO en la Ciudad son de «desinversión sistemática en educación pública y en infraestructura».

En la conferencia de prensa ambos dirigentes respaldaron la vuelta a  las clases presenciales, pero advirtieron que en el actual contexto de pandemia por coronavirus, el regreso debe ser seguro y cuidado y no mediante un anuncio apresurado y marketinero por parte del gobierno de Horacio Rodríguez Larreta y su ministra de educación, Soledad Acuña. Además resaltaron la necesidad de que el gobierno de Larreta abra el diálogo para poder disponer de un protocolo seguro.

“Desde el Frente de Todos, tenemos una posición clara: estamos a favor y creemos en la necesidad del retorno presencial a las clases, pero creemos que no puede darse de cualquier manera, sino que tiene que ser seguro y cuidado”, consideró Penacca y subrayó que: “Es el gobierno de Larreta quien debe garantizar las mínimas condiciones que plantean todos los protocolos vinculados con la gestión de la pandemia que atravesamos”.

Por su parte, Santoro reconoció a los y las docentes que se tuvieron que esforzar y adaptar a los diversos soportes y dispositivos para brindar clases, consideró una falta de respeto hablar como si no hubiera habido clases durante el año pasado y afirmó que “Se debería construir en la Ciudad de Buenos Aires un ámbito de encuentro de toda la comunidad educativa para resolver, definitivamente, el protocolo y garantizar la vacunación del personal docente y no docente de las diferentes instituciones, entre otras cuestiones”.

“Para ello se necesita el diálogo, la buena fe en la discusión, y saber que estamos ante una situación inédita, que requiere mucha imaginación, creatividad, flexibilidad, mucha buena predisposición”. “Este proceso de reincorporación a las aulas demandará un monitoreo permanente para saber cómo evoluciona la enfermedad y si es necesario tomar otra determinación en el marco de un consenso generalizado”, afirmó Santoro.

Les legisladores garantizaron el compromiso de la oposición en la ciudad para promover un diálogo responsable entre todos los sectores involucrados para que el proceso de aprendizaje presencial permita crear condiciones para la toma de decisiones que eviten ser superados por los acontecimientos.

Consultados acerca de las objeciones planteadas por los sindicatos con relación al protocolo que dejó trascender el Gobierno de la Ciudad, Paula Penacca afirmó que el protocolo presentado por el Gobierno de la Ciudad fue hecho a las apuradas sin escuchar a la comunidad educativa. Por eso tiene objeciones.

Puntualizó algunas que tienen que ver con aspectos estructurales. Las condiciones edilicias de cada unidad educativa, ya que no todos los edificios permiten el distanciamiento obligatorio. El cuestionamiento a que los docentes compartan más de una burbuja y que un aula sea necesariamente una burbuja, por la matricula dispar. El necesario aumento de cargos docentes, que no está contemplado en el borrador; y las pocas precisiones con relación al ingreso y egreso de la escuela, porque no se está respetando un escalonamiento en la incorporación de grados y es difícil que no se produzcan amontonamientos en el ingreso y egreso a las escuelas.

“Entendemos que el Gobierno de la Ciudad irá incorporando alguno de esos planteos, pero será en plazos muy acotados porque aún no hay definiciones, ya que el gobierno de Larreta en lugar de abrir el diálogo a tiempo, lo hace a las apuradas o a partir de mandas judiciales”, dijo Penacca y reforzó: “El protocolo que presentó el gobierno de la Ciudad es un protocolo muy mediocre que parece que lo bajaron de Internet, de El rincón del vago, que no contempla la realidad concreta del sistema de educación de nuestra ciudad”

Acerca de los dichos de la ministra Soledad Acuña con relación a que no le van a pedir permiso a los gremios para empezar las clases y que aquel docente que tome medidas de fuerza se le descontará el día, Leandro Santoro reflexionó : “El gobierno de la Ciudad trata de fijar una línea divisoria entre los padres y los docente creando un enemigo en la representación gremial, tratando de desviar la atención y acumular políticamente polarizando en forma extrema cada uno de los debates que se van dando”.

“Es momento de convocar al diálogo a los docentes y debe ser a través de sus representantes gremiales, por ahí sirve electoralmente menospreciar la representación gremial de los docentes, pero para resolver el problema de la comunidad educativa se necesita una actitud de dialogo y de comprensión y respeto a esas instituciones que representan genuinamente a los docentes de la Ciudad de Buenos Aires.  Me parece que es momento de deponer esa actitud, de confrontación y especulación electoral y hacer las cosas como se tienen que hacer. Deben llamar a la mesa de diálogo a los legítimos representantes de cada uno de los sectores”.

Paula Penacca consideró que “es cierto que resulta difícil dar la discusión pública porque hay un nivel de protección profunda por parte de los medios masivos de comunicación al gobierno de Larreta. Pero – aclaró – se ha logrado en CABA ir generando algunos procesos de organización en la sociedad civil que desenmascaran esto. En el ámbito educativo está muy claro que, producto del desfinanciamiento a la educación pública, el intento continuo de desestimar a la representación legítima de los sindicatos, la falta de diálogo constante con los diferentes actores de la comunidad educativa, se fueron generando diferentes colectivos, como La Vacante es un Derecho, Familias por la Escuela Pública, Familias por el Retorno Seguro a la Escuela,  que expresan reclamos reales y van capilarizando a la sociedad, más allá de lo que salga en la tele, de las conferencias de prensa marketineras, expresan la realidad cotidiana que tienen las familias en la CABA y logran romper un poco esa protección tan profunda”.

El legislador porteño reclamó que el mensaje tiene que ser de racionalidad, de diálogo y de  practicidad y la diputada nacional reforzó considerando que: “Cambiemos hizo del debate una bandera de oposición al Gobierno Nacional, en todo lo que plantea, cuando el gobierno nacional está preocupado por la salud y la vida”. “Las expectativas están puestas en que se abra el diálogo, en que no haya una decisión que responda más al marketing y al posicionamiento político de Juntos por el cambio y que termine perjudicando a la comunidad educativa y a la población toda”. “No creo que esto se resuelva estrictamente por la vía judicial, puede ser un componente más que ayude, pero la centralidad está en que el gobierno de la Ciudad entienda que tiene que abrir el diálogo e incorporar las necesidades que las docentes y los docentes planteen. Tiene que haber un entendimiento y una voluntad y vocación para llevar adelante cuidando a todos y a todas y garantizando las condiciones mínimas de salud en el marco de una pandemia terrible”.

Por su parte Leandro Santoro enfatizó que: “Reclamamos el diálogo y el consenso no como un slogan, sino como una forma de preservar la vida de la gente y de garantizar que la vuelta a clases sea virtuosa y que no sea un proceso traumático que tenga que ser revertido como consecuencia de la improvisación. Llamamos a la reflexión al gobierno de la Ciudad para que llame a todos y evitar que esos problemas se presenten”.

Por último afirmó: “Se sabe cuál es la situación de la infraestructura escolar en la CABA que es absolutamente deficitaria, la precariedad del sistema preexistente a la pandemia hace que las consignas que se pusieron, estén desconectadas de la realidad; es la consecuencia de poner como ministra de educación a una persona que jamás estuvo al frente de un aula”.