El economista y periodista Alfredo Zaiat reflexionó sobre el rol del Estado en la economía y cómo inciden los poderes económicos en las marchas anti-cuarentena. “Los factores del poder económico y los más concentrados son los que más han militado en contra del confinamiento”, opinó.

“La militancia anti-cuarentena tiene diferentes expresiones, pero me quiero concentrar en el aspecto económico. Hay una tendencia: los factores del poder económico y los más concentrados son los que más han militado en contra del confinamiento. Como nunca ha quedado en evidencia que para que la rueda de este sistema siga girando se necesita al trabajador”, afirmó en diálogo con Ana María Careaga. 

“El trabajador, cuando está confinado, si bien puede recibir parte del ingreso, retrae su consumo por miedo a perder el trabajo. Los intereses de los sectores de poder más fuertes logran una legitimidad social y política. Esa lógica se ve en Jujuy con Ledesma y con Gerardo Morales, que tuvo una política de desaprensión hacia los trabajadores, ya que generó 11 muertos y centenas de contagiados”, remarcó Zaiat. 

“La relación capital-trabajo está bajo tensión. Durante la pandemia ha sido el Estado el que pasó a tener un rol central para preservar esa relación. Por un lado, financiando a las empresas; y por el lado de los trabajadores, pagando por lo menos la mitad del salario a los trabajadores formales y a los informales a través del IFE. La post-pandemia es el desafío, va a haber que reorientar esa relación capital-trabajo. Lo que se precisa es construir una nueva normalidad que tenga unas lógicas de protección y de construcción para dejar atrás la normalidad neoliberal, que implica desigualdad. La derecha ha agudizado su filosofía para evitar que en la post-pandemia se pueda construir una nueva normalidad”. 

Pasó en Caput #AhoraYSiempre