El  directivo del Hospital de Pediatría Juan Garrahan y miembro del Foro Popular de Salud, Oscar Trottaanalizó las medidas de reapertura que está llevando adelante el gobierno y adelantó la posible salida de una vacuna efectiva. «Se estima que para diciembre o enero del 2021 estaría la vacuna con posibilidades de ser distribuida», afirmó. A su vez, cuestionó duramente a quienes alimentan la angustia de la población. «Vemos con preocupación cómo muchos referentes sociales y periodistas apuestan a exacerbar esa angustia que deviene en enojo y en desesperación. Es indignante ver cómo los mismos comunicadores que justificaban la degradación del Ministerio de Salud hoy se arrogan la defensa de los derechos de los ciudadanos», criticó. 

En diálogo con Ana María Careaga, el Doctor Oscar Trotta se refirió a la reapertura de actividades en el marco de la cuarentena por la pandemia de coronavirus, y sostuvo que «siempre que se toman este tipo de decisiones son de alto impacto dilemático para quien debe tomarlas. Tempranamente se resolvió establecer un aislamiento social que ha demostrado ser eficiente. Esto nos ha permitido aumentar el número de camas», señaló, aunque reconoció que «Argentina tiene la necesidad de ir generando algún tipo de apertura».

«El Estado ha hecho todo lo que está a su alcance para atender la demanda que surge e intentar que el sistema no se vea colapsado por la alta demanda. Lo que pide el gobierno nacional en esta etapa es un alto compromiso de la sociedad», remarcó. 

En relación a la posibilidad de que se logre encontrar la vacuna que evite la enfermedad, expresó que «las vacunas llevan entre cinco y diez años, en este caso por la situación de pandemia se han acelerado los tiempos. Se han levantado algunas barreras que existen en su conformación y se ha avanzado mucho en estos 9 meses. Se estima que para diciembre, enero del 2021 estaría la vacuna con posibilidades de ser distribuida», adelantó. «Hoy sería el recurso más efectivo para frenar esta pandemia, porque los demás recursos con los que contamos son preventivos, de mitigación del daño», indicó. 

Respecto al modo en que el país enfrentó a la pandemia, consideró que «el gobierno y el pueblo argentino pudieron interpretar el lamentable sufrimiento de otros pueblos y se decidió actuar rápida y eficientemente en defensa de la salud pública y la vida de las personas. Es cierto que la estructura psicológica de gran parte de la población se ve conmovida, por la angustia y la incertidumbre que esta situación sanitaria le produce. Vemos con preocupación cómo muchos referentes sociales, periodistas y formadores de opinión apuestan a exacerbar esa angustia que deviene en enojo y en desesperación», criticó. 

«Es indignante ver cómo los mismos comunicadores que justificaban la degradación del Ministerio de Salud hoy se arrogan la defensa de los derechos de los ciudadanos», concluyó.

Pasó en Caput #AhoraYSiempre