El ex juez federal Carlos Rozanski analizó el proyecto de reforma judicial que el Poder Ejecutivo enviará al Congreso. «Si esta reforma no incluye lo que debería, hay razones poderosas para no hacerlo. Me extraña que este gobierno no tenga en cuenta que necesitamos un sistema de selección de jueces mejor», cuestionó. «El sistema de selección es el que garantiza que se mantenga una ideología conservadora reaccionaria de los integrantes del Poder Judicial. Es una justicia aristocrática, de clase», afirmó.

«Esta reforma, por lo menos lo que se está conociendo, no va a cambiar nada de la esencia de los problemas que tiene la justicia en el país, de aquello que generó que el 80 por ciento de la ciudadanía descrea de nuestra justicia», sostuvo el exjuez Carlos Rozanski.  «Parecería que en estos días se va a presentar un proyecto de reforma que no modifica el sistema de selección ni eventual expulsión de jueces. Hay que modificarlo con urgencia, el sistema de selección es el que garantiza que se mantenga una ideología conservadora reaccionaria de los integrantes del Poder Judicial. Es una justicia aristocrática, de clase». 

A  su vez, Rozanski opinó sobre los rumores de que el gobierno nacional busca desplazar jueces para agilizar causas por corrupción: «Es un planteo ridículo, lo que pasa es que lo ridículo se normalizó en Argentina en el gobierno anterior. Lo que La Nación y Clarín dicen es mentira porque son los mismos medios hegemónicos que se apropiaron con torturas, secuestros, desaparición y muerte de Papel Prensa. Si esta reforma no incluye lo que debería, hay razones poderosas para no hacerlo. Me extraña que este gobierno no tenga en cuenta que necesitamos un sistema de selección de jueces mejor», remarcó. 

En relación a la designación de puestos del sistema judicial mediante el voto popular, expresó: «Es más que interesante, para consejeros ni lo discutiría, me parece fundamental. Si quien va a decidir la vida de millones de personas no puede ser designado por gente que fue producto del voto popular, hay un problema de análisis de la cuestión. Sobre los jueces, tendría sus ventajas porque permite una exposición pública de ese juez, no es ese procedimiento secreto. El voto popular puede incidir muchísimo, con todos los errores posibles, porque en realidad seremos los gobiernos que la gente vote. En ese mismo sentido, que la renovación de los jueces sea elegida por el público, que no sean jueces a perpetuidad», señaló.

Respecto a su propia experiencia, manifestó: «Fui designado por un consejo de la magistratura distinto al actual. El consejo, en ese momento, no cedía ante presiones que con los años se dieron cuenta que se podían manipular. Incluso se puede hacer con desconocimiento del Poder Ejecutivo, son manejos en los que intervienen los servicios de inteligencia. Cristina Caamaño y el presidente y la vicepresidenta son gente decente, lo que pasa es que en temas de tanto poder la decencia no alcanza. Todavía no tenemos una vacuna para lo que hizo el macrismo a nivel institucional, han desarmado los mecanismos de control. El gobierno no ha logrado reactivar los mecanismos de control», concluyó.

Pasó en Caput #ReportaCaput