El teólogo y filósofo Rubén Dri reflexionó, en comunicación con Marcelo Duhalde, sobre la coyuntura política y social en América Latina. «No hay un análisis a fondo de lo que nos pasó históricamente, parece que ahora no hay lucha de clases. Esas son deficiencias profundas sobre las cuales tenemos que trabajar. Si abandonamos el estudio, la reflexión y la crítica estamos jodidos», aseguró.

El filósofo Rubén Dri  sostuvo que «la pandemia es un regalo que ha venido para hacer más difícil la reconstrucción absoluta del país. Nos encontramos con dificultades enormes, viendo el avance de la derecha que hay en toda América Latina. El último golpe fue el de Bolivia y nos ha encontrado completamente desprevenidos, es algo que no nos podía pasar. Lo que sucede naturalmente es que la derecha hace todo lo posible por terminar con la revolución y transformación boliviana. Esto tiene que ser una lección de la cual debemos haber aprendido».  

«No sabemos cuál es la ideología del movimiento nacional y popular», opinó Dri. «Tenemos firmes unos conceptos, pero tenemos una deficiencia en cuanto a la formación y a la explicitación de los proyectos. No hay un análisis a fondo de lo que nos pasó históricamente, parece que ahora no hay lucha de clases. Esas son deficiencias profundas sobre las cuales tenemos que trabajar. Si abandonamos el estudio, la reflexión y la crítica estamos jodidos», advirtió. 

«Los odiadores son simplemente los enemigos del proyecto nacional y popular. Nuestro proyecto no debe estar sustentado por la fuerza del odio, sino que tiene que estar sustentado por la fuerza del amor. Sabemos que no hay amor sin odio, el problema es dónde ponemos el amor y dónde el odio», indicó.

A su vez, afirmó que «queremos una sociedad donde los seres humanos puedan desarrollarse plenamente en todos sus valores, pero tenemos que tener claro qué es lo que se contrapone a esto. Tenemos que acumular fuerza para pelear en contra de aquello que hace imposible crezcamos plenamente como sociedad». 

Pasó en Caput #Desandando