La secretaria General de la Unión de Trabajadores de la Educación, Angélica Graciano, se refirió a la situación de los docentes de la Ciudad de Buenos Aires durante la pandemia y advirtió que están “en condiciones de hacer retención de servicios” si no se brindan desde el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta las condiciones de higiene y protección necesarias para los trabajadores y trabajadoras de las escuelas, y para la comunidad educativa. “Que el jefe de Gobierno Larreta cuide a sus trabajadoras y trabajadores, que en todo este tiempo ha dejado mucho que desear. No estamos dispuestos a negociar, ni a entregar, ni a desproteger la salud de nuestros compañeros y compañeras para que se haga publicidad y marketing”, afirmó.

La secretaria General de UTE-CTERA, Angélica Graciano, contó que durante la cuarentena, los operativos de comida que se hacen cada 15 días en las escuelas «han traído como consecuencia que muchas compañeras y auxiliares de portería estén hoy con COVID. Nosotros trabajamos mucho con la propuesta de protocolo a nivel nacional, que sería como un piso de discusión en cada una de las jurisdicciones, que en el caso de Larreta tendría que convocar a comité mixto para discutirlo», señaló.

«Acá pasó al revés: empezaron los anuncios por los programas de televisión, que ya volvían las clases, que ya tenían todo listo y no se había convocado a ninguna reunión para elaborar los protocolos para protección de la salud de niños, niñas estudiantes, y el cuidado de los que cuidan. Porque en la escuela no solo están los y las docentes, sino también las camareras, los cocineros, los auxiliares de portería.», remarcó.

«Ahora se anunció que se van a mantener los operativos de distribución de comida en la escuela donde se pretende dar clase, o sea que va a haber colas, como hubo todo este tiempo. Estamos preocupadas», afirmó.

Graciano sostuvo que le hicieron una nota al jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, al ministro suplente y al subsecretario solicitando que «se constituya una mesa con especialistas en seguridad e higiene del trabajo, con sanitaristas, representantes de las familias, cooperadores y estudiantes».

A su vez, denunció que «la lavandina no se entrega desde marzo. Para comprarla, si no hay dinero de las cajas chicas, se hacen vaquitas. Se hacen colaboraciones para comprar los elementos. O cada docente lleva de su casa lavandina, alcohol, guantes, barbijo. Tuvimos que hacer un recurso de amparo para que se entreguen los elementos de protección y seguridad para los operativos de comida».

«Ahora se anunció la flexibilización de la cuarentena. Y no es función de la maestra acondicionar el aula. Tienen que mandar personal especializado a marcar los pisos para la distancia, para equipar la escuela. Tenemos que tener mínimo un termómetro infrarrojo para quienes ingresan», indicó. «Queremos discutir eso, que es ni más ni menos que el financiamiento: cómo se va a financiar esta forma de educación, que se denomina dual, que tiene como sujetos protagónicos a las maestras y maestros, a los profesores y los chicos. Y cómo se va a garantizar a lo largo del tiempo».

«Con los operativos de comida, nosotros impulsamos una retención de servicios en los colegios donde no llegaban los elementos de higiene y protección».

La secretaria General de UTE remarcó que «hay que ser serios y responsables. Que el jefe de Gobierno Larreta cuide a sus trabajadoras y trabajadores, que en todo este tiempo ha dejado mucho que desear. Porque tanto ATE como UTE han tenido que ir a la Justicia».

Por otra parte se preguntó «cómo se va a garantizar la presencialidad y la virtualidad si no hay computadoras y conectividad».

«Nosotros estamos dispuestos a dar batalla con esto», advirtió. «Sabemos que en los medios de comunicación Larreta pone mucha plata de pauta y que se maneja con las encuestas todo el tiempo. Genera una dimensión paralela que no tiene ningún contacto con la realidad. Y nuestra organización lo trae a la realidad».

«Nosotros tenemos un compañero maestro, secretario de una escuela, que está internado, cientos de familias y maestras en aislamiento y algunas con COVID. Y todo esto no se sabe. No estamos dispuestos a negociar, ni a entregar, ni a desproteger la salud de nuestros compañeros y compañeras para que se haga publicidad y marketing», afirmó.

Ante la consulta sobre si corre riesgo la vuelta a clases presenciales pospandemia en la Ciudad de buenos Aires, manifestó: “Por supuesto. Estamos en condiciones de hacer retención de servicios o de tomar medidas de protección con nuestras compañeras y compañeros, porque no se trata de que la comunidad educativa enferme, sino de cuidar la salud de todas y todos», concluyó.

Pasó en Caput #ReportaCaput