El comunicador popular Ezequiel Guazzora contó lo que vivió el 9 de julio, cuando un grupo de manifestantes anticuarentena por la «libertad» lo echó de la marcha a los golpes: «Esta gente está transitando los senderos de su vida con mucho odio, hay responsabilidad política y de los medios de comunicación», sostuvo. «Ha recrudecido el periodismo de guerra. Los medios alternativos tenemos que estar muy atentos, hoy más que nunca».

Ezequiel Guazzora aseguró que lo que pasó el jueves en la marcha anticuarentena del obelisco «fue algo premeditado», porque «ya venían las amenazas» a través de las diferentes redes sociales. «Quince minutos después de que llegué se dio esa corrida violenta, la caída, los golpes», detalló. «Lo lamento mucho, porque esta gente está transitando los senderos de su vida con mucho odio, hay responsabilidad política y de los medios de comunicación».

«Esta gente, que es la minoría, tiene una doble moral porque se autoconvocaron por las libertades, entre ellas la libertad de prensa, y echaron a patadas al móvil de C5N y a mí a las trompadas», afirmó. «Viví algo similar, también me tuve que atrincherar, el día que Macri cerró la campaña, pero no hubo tantos golpes como esta vez. Nada tan grave como lo que pasó el 9 de julio», remarcó. 

«A veces el sol no se puede tapar con las manos, la realidad es que rompieron el móvil de C5N, que me corrieron y me quisieron linchar. Tuve que salir por atrás de un kiosco con un patrullero, el cual también fue pateado. Hay dos denuncias y hay siete personas identificadas. Seguramente esta semana va a haber alguna detención», comentó Guazzora.

«La zona liberada por un lado es responsabilidad de Larreta y de Alberto», consideró. «Ahí la responsabilidad es compartida, independientemente de que haya sido en el obelisco, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires».

A su vez, opinó que al presidente «están buscando desestabilizarlo y él está con la capa del pacifismo. Después, los que salimos a la calle a poner la jeta y el pecho somos nosotros».

En relación a la comunicación del gobierno, sostuvo que «es muy floja. No puede ser que Alberto Fernández sea su propio vocero. Tienen que salir los ministros a hablar porque si no nos van a llevar puestos. Ha recrudecido el periodismo de guerra. Los medios alternativos tenemos que estar muy atentos, hoy más que nunca», concluyó.

Pasó en Caput #OtraVoz