El secretario general de la Federación Gráfica Bonaerense, Héctor Amichetti, conversó con Enrique Garrido y Hugo Gulman en el programa Horas Extras sobre el rol del Estado, particularmente en el contexto de emergencia sanitaria, y del acompañamiento del movimiento obrero a las decisiones del presidente Alberto Fernández. «Hay que tener mayor firmeza y el movimiento obrero tiene que acompañar con absoluta claridad en la cuestión del impuesto a la riqueza», sostuvo. «Sí o sí hay que inyectar recursos para poner dinero en el bolsillo del pueblo. Si no tocamos donde están los recursos, vamos a tener dificultades».

Héctor Amichetti, referente de la Corriente Federal de Trabajadores, afirmó que «se nos quiere llevar al terreno de que cuando el Estado recupera el rol que tiene que tener, en función de defender el interés de las mayorías, de que la sociedad tenga satisfechas sus necesidades básicas, aparece como que se están avasallando derechos. Derechos que por otro lado fueron conquistados por parte de estos sectores concentrados de la economía utilizando al Estado, en épocas de dictadura y en épocas de gobiernos que tuvieron una posición bastante tibia con ellos».

«Hay una cuestión de fondo que es la de restablecer el rol del Estado en defensa de los intereses de la inmensa mayoría del pueblo argentino», remarcó. «La batalla que se está dando hoy por Vicentin no es solamente la cuestión de una empresa. Es recuperar un papel en el comercio exterior, que está totalmente tomado por esos sectores corporativos de la propiedad privada, que a su vez nos estafan, porque es más que evidente que hacen triangulaciones, que subfacturan y evaden impuestos a través de eso», señaló.

Amichetti resaltó que «los compañeros que tienen mayor cantidad de trabajadores agrupados en las empresas de Vicentin, que son Aceiteros de San Lorenzo, donde está la planta en que se procesa y exporta el aceite, están totalmente consustanciados y acompañando la posición del gobierno nacional. Hablamos con el secretario general de la CGT de de la región de Reconquista y los compañeros acompañan al gobierno».

«Pareciera ser que los sectores más involucrados en poder rescatar esa empresa y que el Estado ponga un equilibrio en la cuestión no son visibles», sostuvo. «De lo que menos hablan los grandes medios es de esos sectores. Es importante que podamos trabajar en exponer esa otra opinión, la de los que están directamente involucrados», insistió.

Respecto al modo en que el presidente Alberto Fernández anunció la expropiación, el dirigente sindical consideró que «hubiera sido importante presentar un proyecto y acompañarlo con un sector muy amplio de la sociedad que está dispuesto a acompañar al gobierno con esta decisión. Más en este momento en que las dificultades que genera la pandemia demuestran que algunos sectores de la sociedad que son prejuiciosos de que el Estado intervenga, están muy agradecidos de que el Estado esté salvándolos, porque con una economía parada, con un sistema de salud muy deteriorado, el rol que está cumpliendo el Estado es fundamental», resaltó.

En relación con la participación del juez de Reconquista, Fabián Lorenzini, afirmó que «hubiera sido muy importante tener la decisión firme de expropiación, porque lo que veo del lado de la Justicia es que está totalmente cooptada, a través de ese juez, por el poder de Vicentin. Que no es solo de Vicentin, uno está viendo el entramado con el otro grupo que tiene intereses en el sector del comercio exterior, que en general son multinacionales, con capitales extranjeros. La única manera de enfrentar con éxito eso es con una actitud de acompañamiento nacional, popular, de amplios sectores», volvió a remarcar.

«Hay un gran acompañamiento del cooperativismo productor del interior, del movimiento obrero organizado, de los sectores pymes. Si todo eso se coordinara, apoyaría lo que a mí me parece que es la única alternativa viable, que es la expropiación. No tengo ninguna expectativa de que en el marco del concurso pueda haber una solución al problema. Al contrario, el concurso puede terminar siendo una trampa en los tiempos, y que se la termine quedando una empresa multinacional extranjera o un par de grupos nacionales que son ‘socios’ de esas multinacionales, o socios de los mismos intereses», advirtió.

«Hubiera sido ideal acompañar ese anuncio de la expropiación con la presentación del proyecto y el acompañamiento de las organizaciones y el pueblo. No se ha dado así, pero hay una actitud muy firme y decidida de acompañar al gobierno para que tome ese rumbo».

Otro aspecto en el que hizo hincapié referente de la Corriente Federal de Trabajadores fue el del impuesto a las grandes fortunas. Aseguró que «hay que tener mayor firmeza y el movimiento obrero tiene que acompañar con absoluta claridad en la cuestión del impuesto a la riqueza. Eso permite en la emergencia aliviar un poco el aporte del Estado. El sistema financiero no se ha comportado para nada solidario, ni era de esperar que lo hiciera. El Banco Central tiene que profundizar más», señaló.

«El rol del movimiento obrero tiene que ser decididamente respaldar al gobierno para que tome estas decisiones, las impulse en el Congreso las que sean necesarias, y las que tiene que tomar el Poder Ejecutivo, como estos casos de introducirse más activamente en el sector financiero y en el del comercio exterior, que son dos factores esenciales para obtener los recursos necesarios para reactivar la economía».

«Sí o sí hay que inyectar recursos para poner dinero en el bolsillo del pueblo y esto si seguimos así se agota. Si no tocamos donde están esos recursos, vamos a tener dificultades», concluyó.

Pasó en Caput #Horas Extras