El diputado nacional por Río Negro, Martín Soria, del Frente de Todos, contó en el programa Reporta Caput cómo es su iniciativa para la creación de un banco nacional de plasma, que ayuda a la recuperación de infectados de coronavirus. Explicó que «el objetivo es promover la donación de plasma» y al mismo tiempo «controlar y sistematizar» el procedimiento. Aclaró que «la aplicación puede ayudar a salir de la enfermedad a los pacientes que hoy la transitan, pero de ninguna manera es una vacuna que va a servir para erradicar el virus».

El diputado nacional Martín Soria presentó un proyecto junto a varios diputados y diputadas del Frente de Todos que tiene que ver con la «creación de un registro nacional y un banco nacional de plasma de pacientes recuperados de COVID-19″.

«El objetivo es por un lado promover la donación de aquellas personas que transitaron la enfermedad del virus y se recuperaron, y al mismo tiempo poder controlar, sistematizar y facilitar la donación y la obtención del plasma de estos pacientes», detalló.

«Lamentablemente hoy estamos ante la inexistencia de un tratamiento o de una vacuna que sirva para prevenir o erradicar la propagación de esta enfermedad que genera el virus de COVID-19. Y sin embargo la aplicación, el tratamiento de plasma, que se obtiene de la sangre de aquellos pacientes que ya transitaron satisfactoriamente la enfermedad, ha permitido sensibles mejoras y ha contribuido a la recuperación de miles de enfermos en todo el mundo», señaló.

Soria indicó que las primeras semanas de abril «el Ministerio de Salud de la Nación lanzó un ensayo clínico a nivel nacional para evaluar la seguridad y la eficacia del tratamiento con plasma».

Explicó que «es un tratamiento de inmunización pasiva, que consiste en aportarle a una persona que transita la enfermedad los anticuerpos que ya generó una persona recuperada. Los especialistas explican que con cada donación que haga un paciente ya se recuperó se pueden extraer entre 600 y 800 centímetros cúbicos de plasma, y las dosis de plasma para quienes transitan la enfermedad son de casi 200 centímetros cúbicos. Es decir que por cada donante de plasma se puede ayudar a la salud de cuatro personas».

A su vez, aclaró que «la aplicación puede ayudar a recuperar la salud y salir de la enfermedad a los pacientes que hoy la transitan, pero de ninguna manera es una vacuna que va a servir para erradicar el virus».

Este proyecto presentado por el Frente de Todos comienza a tratarse hoy en la comisión de salud y mañana con los diputados y diputadas.

El diputado sostuvo que «la importancia de crear un registro nacional y un banco nacional de plasma de pacientes recuperados de COVID-19 se ve en relación con lo que está pasando en Bolivia, que tuvieron que aprobar un protocolo especial para tratar de reducir el mercado negro que se había generado, con aquellos que especulan con la necesidad, la desesperación y la salud de la gente. La dosis de plasma se vende a 3 mil dólares. Lo mismo se detectó en Italia, en la India, en España y en otros países. De ahí la necesidad de crear un registro nacional que lleven adelante las autoridades competentes, el Ministerio de Salud y un banco nacional de plasma, para brindarle seguridad a la gente».

Por otra parte, se refirió a la situación sanitaria de Río Negro y afirmó que «lamentablemente no se están haciendo bien las cosas en la provincia y tenemos un nivel de contagio feroz. De las provincias patagónicas, de 1300 casos que había hasta ayer, casi 700 eran de Río Negro. Eso habla a las claras de las falencias en el aislamiento, la prevención y el monitoreo de los casos por parte de las autoridades sanitarias de Río Negro», finalizó.

Pasó en Caput #ReportaCaput