La integrante de Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH), Cecilia Solá, habló luego del brutal episodio de violencia física y psicológica por parte de la policía contra integrantes de la comunidad Qom de la localidad de Fontana, en Chaco, y explicó el estado de situación. Además denunció amenazas por parte de efectivos hacia la familia para que no hablen. «Los policías no están suspendidos. «Está bien que se los haya sumariado», pero «nos preocupa que puedan estar en contacto con las familias y amenazarlas», sostuvo.

Solá señaló que «Los policías no están suspendidos, se les quitó la pistola y la placa y los mandaron a la casa a esperar el resultado del sumario de donde saldrá la sanción que se les aplicará. Además el resto de la comisaría tercera de Fontana sigue en funciones. Lo cual implica el miedo de la familia y del barrio, porque ya tuvimos informes de que habían estado caminando entre las familias, recordándoles que tuvieran cuidado con lo que declaraban porque si no, cuando tengan que hacer una denuncia, ellos no se las iban a recibir».

Sostuvo que «está bien que se haya sumariado a los policías», pero «nos preocupa que puedan estar en contacto con las familias y amenazarlas». «Comprendemos que hay un andamiaje burocrático que llevar adelante, pero queremos que esto no se diluya, porque la costumbre es que cuando un policía mete la pata y se descubre, el castigo suele ser el traslado al interior», afirmó.

«Queremos un tratamiento efectivo de la situación y que esta familia reciba la justicia que corresponde y para eso tienen que ser separados del cargo y además dar respuesta sus superiores. La Ministra de Seguridad dijo que no van a tolerar estas actitudes. Como organizaciones también nos gustaría escuchar del gobernador Capitanich el repudio al accionar de las fuerzas, así como hizo el presidente Alberto Fernández», resaltó.

Solá relató un nuevo episodio con la policía de la comisaría tercera: «Estuvimos ayer en la casa de las familias y mientras estábamos ahí vinieron dos patrulleros de la comisaría tercera diciendo que alguien los había llamado al 911 para denunciar en esa casa un supuesto abuso sexual. Es una tomada de pelo. Es tremendo que hayan aparecido así, a inquirir a quienes estábamos ahí. Por lo tanto estamos decididas como organización a seguir cada uno de los pasos de este sumario y exigir la justicia correspondiente», cerró.

Pasó en Caput #ReportaCaput