Natalia Salvo, la abogada de Pedro Etchebest, el empresario extorsionado por Marcelo D’Alessio durante la gestión presidencial de Mauricio Macri, se refirió a los casos de espionaje ilegal a partir de las investigaciones del juez Federico Villena y la denuncia de la actual interventora de la AFI, Cristina Caamaño. “Desde lo que descubrió Cristina Caamaño, o lo que sucedió con el D’Alessiogate –que dio toda la estructura interna de la AFI-, es insoslayable que ahí estaba la presencia presidencial, el diseño presidencial en la estructura de persecución”, sostuvo.

La abogada Natalia Salvo afirmó que “lo que estamos viendo es cómo se van desarmando distintas dimensiones de lo que es a gran escala el espionaje ilegal, utilizando para realizarlo al mismo Estado nacional como instrumento. Es lo que sucedió con el gobierno anterior».

Salvo sostuvo que “Con el ‘D’Alessiogate’ lo que se veía era una especie de tercerización del espionaje ilegal que hacía el mismo Estado a través de la AFI o del Ministerio de Seguridad, o a través del Ministerio de Justicia para el programa de protección de testigos. Se usaban las distintas reparticiones del Estado para el espionaje empresarial, político, judicial, pero fundamentalmente para hacer una política de gobierno de la persecución a opositores políticos”, indicó.

“Lo que se está viendo a través de la denuncia de la interventora de la AFI, Cristina Caamaño, o lo que está saliendo a la luz por la causa que lleva el juez Villena es directamente el espionaje ilegal realizado a través de la misma AFI, porque D’Alessio no pertenecía formalmente al Estado”.

Remarcó que “se están viendo los hilos de cómo se desarrolló este famoso lawfare. Cómo funcionaba la mesa judicial, cómo lo hacían con los medios, cómo utilizaban la prisión preventiva para, o a la gente que ya estaba en prisión, con torturas psicológicas para poder realizar este objetivo”.

“Lo que se ve es directamente cómo agentes integrantes de la AFI estaban ordenados desde la cúpula», resaltó. «Porque la verdad es que no podés deslindarte de ningún tipo de responsabilidad sobre la cadena de mandos para hacer espionaje ilegal, ya desde el mismo Estado”.

Salvo señaló que “desde el punto de vista formal, el presidente es el que maneja la Agencia Federal de Inteligencia. Y viéndolo desde afuera, Macri ya tiene una especie de modus operandi. Ya sucedió con Ciro James hace varios años atrás, y ahora sucede exactamente lo mismo: utilizar el espionaje como herramienta desde construcción política hasta persecución”.

“Desde lo que descubrió Cristina Caamaño, o lo que sucedió con el D’Alessiogate –que dio toda la estructura interna de la AFI-, es insoslayable que ahí estaba la presencia presidencial, el diseño presidencial en la estructura de persecución”, afirmó.

Consultada acerca del sobreseimiento dictado por el juez Casanello a Mauricio Macri, poco después de asumir la presidencia en diciembre de 2015, consideró que “es llamativa la oportunidad de ese sobreseimiento. Me parece que a eso apunta el presidente de la Nación cuando habla que no entre la política en los tribunales o salir de los sótanos de la democracia. Por ejemplo al derogar el decreto de los fondos reservados de la AFI –que creo incluso ese fue el motivo por el cual le hicieron este atentado a Vila como exintegrante del Ministerio de Defensa, porque estaba investigando esta situación-”.

“Estos lazos espurios y estrechos, esta íntima vinculación obscena que existía entre los servicios de Inteligencia y el Poder Judicial van a ir resolviéndose de a poco, y no solamente con una reforma judicial, sino también con un profundo cambio de concepción social de lo que es el Poder Judicial”, aseguró.

En relación al estado actual de la causa en la que se investiga a Marcelo D’Alessio, señaló que“se está esperando para elevarla a juicio oral. El último movimiento importante que hubo fue una resolución del 18 de mayo, donde el juez muestra la otra línea de investigación, que tiene que ver con el lavado de activo, y que supone que este famoso grupo de whatsapp que integraban Bogoliuk, D’Alessio y otros tantos era a los fines de poder lavar dinero y colocar activos en el exterior, que también tenía que ver con las operaciones extorsivas que se realizaban”, cerró.

Pasó en Caput #ReportaCaput