El analista internacional, Marcelo Brignoni, habló sobre la situación de Estados Unidos, luego de las protestas por el asesinato de George Floyd, y de la coyuntura política de Brasil. Según su análisis, en Estados Unidos no hay a la vista alternativas para «procesar la demanda» y «canalizar el descontento», en tanto que en Brasil el sistema político «está dinamitado» y «Bolsonaro tiene una representación consolidada».

Marcelo Brignoni aseguró que «el episodio del asesinato de George Floyd a través de una situación de absoluta impunidad policial fue el detonante de una cantidad de situaciones acumuladas durante estos últimos años». Y afirmó que «las protestas raciales tienen un nivel de violencia histórica que incluye varios magnicidios».

Explicó que también «se discute una situación referida a la impunidad y a la violencia judicial, sobre la acordada de la inmunidad calificada que determinó la Corte Suprema de EEUU en 1982, que permite que las fuerzas policiales tengan una situación de preeminencia en cualquier tipo de acusación».

«Me parece que esta protesta también tiene esta dimensión porque había mucha expectativa en la candidatura presidencial de Bernie Sanders», señaló. «Esto fue obturado por la propia lógica del Partido Democráta».

Brignoni consideró que «los 4 principales líderes de la política norteamericana están cerca de los 80 años. No da la impresión de que el sistema político esté en condiciones de procesar esta demanda. Eso produce una situación de impotencia social que magnifica la violencia, no hay a la vista alternativas que permitan canalizar esta situación de descontento».

Por otra parte, en relación a la situación de Brasil, explicó que «es una sociedad con una tradición conservadora de derecha muy marcada. Fue el último país en abolir la esclavitud, tuvo la dictadura más larga de toda la región, sin ningún enjuiciamiento a los militares, no tiene ningún hecho de protesta social masiva histórico», detalló. Me parece que hay dos liderazgos de magnitud: el de Bolsonaro y el de Lula».

A su vez, sostuvo que Brasil «tiene un sistema político virtualmente dinamitado», en parte «por el Lava Jato» y en parte porque «el sistema político brasilero representó muy poco en relación a las expectativas de las mayorías populares. Me parece que Bolsonaro tiene una representación consolidada».

Pasó en Caput #ReportaCaput