El diputado nacional del Frente de Todos por la Ciudad de Buenos Aires, Eduardo Valdés, se refirió en el programa Reporta Caput a las denuncias por espionaje durante la gestión presidencial de Mauricio Macri y recordó el anterior doble procesamiento del entonces jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires por escuchas ilegales. “La costumbre de espiar a su propia familia tiene nombre y apellido, y se llama Mauricio Macri», sostuvo. A su vez, remarcó que «Usaron el espionaje ilegal para estigmatizar, para difamar, y para extorsionar y sacarles plata a los estigmatizados y difamados».

 

“Yo pondría las barbas en remojo a quienes sobreseyeron a Mauricio Macri en la causa de las escuchas telefónicas cuando él era jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires», señaló el diputado Eduardo Valdés. «Eso habla de la fragilidad de la Justicia. Porque era una investigación muy bien hecha, que se había llevado a cabo en aquel tiempo, que había dado un doble procesamiento de Mauricio Macri y los demás funcionarios”.

“En aquella oportunidad, él asumió la presidencia procesado doblemente», resaltó Valdés. «Habría que ver quién era el juez que corrió tan rápido a querer desprocesarlo. Porque con lo que aparece ahora, era totalmente válido aquello. Pregúntenle a Casanello, que es el que lo desprocesó”.

A su vez, el diputado afirmó que “la costumbre de querer espiar a su propia familia tiene nombre y apellido, y se llama Mauricio Macri. Seguramente es una instrucción que le da el presidente al secretario de inteligencia Arribas, y a su número dos. Esa es decisión presidencial. Porque no estaban ni Arribas, ni Majdalani cuando él lo hacía en la Ciudad con Ciro James y el Fino Palacios. Alguna vez tenemos que volver sobre esas escuchas”.

En cuanto a las actuales denuncias de espionaje, sostuvo que “esta vez está el círculo primario de su gobierno. Según me dicen está espiado Horacio Rodríguez Larreta, que ha sido el verdadero jefe de Gabinete de las dos gestiones de Macri como jefe de Gobierno, que le permitieron catapultarse para postularse para presidente. Cómo no va a desconfiar de los opositores si desconfía de su primer círculo de relaciones. Están espiados Laura Alonso, me dicen que Diego Santilli. Es un método, una obsesión”.

Valdés vinculó las nuevas denuncias con aquellas escuchas ilegales por las que el entonces jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Mauricio Macri, fue procesado, y con los casos de espionaje en los que estuvo involucrado Marcelo D’Alessio: “Esto tiene mucha verosimilitud con los expedientes que encontraron en la casa de Marcelo D’Alessio, que espiaba a María Eugenia Vidal, a Cristian Ritondo, a los minitros de la Corte Suprema Rosenkrantz y Rosatti. Aparte de espiar a Cristina Kirchner. Y en el medio hacían servicio sobre el primer círculo de poder del PRO”.

Todo tiene que ver con todo. Usaron el espionaje ilegal para estigmatizar, para difamar, y para extorsionar y sacarles plata a los estigmatizados y difamados. Hablo de Daniel Santoro y Marcelo D’Alessio», sostuvo.

“Hay un sector, que tiene en Daniel Santoro quizás la cabeza más visible, que yo los denomino ‘los profetas del odio’, que destilan mentiras para generar en el lector un odio hacia las personas que difaman”.

“El dolor mayor es cuando vos ves que FOPEA, que es la entidad que nuclear a los periodistas, sale a avalar a Santoro, que es un delincuente que ha sido denunciado por distintas personas por extorsión”, finalizó.

Pasó en Caput #ReportaCaput