El dirigente radical Miguel Ponce habló del estado de la negociación con los acreedores privados y adelantó que la nueva fecha para llegar a un acuerdo es el 31 de julio. Además resaltó la importancia de la creación del Consejo Político Económico y Social para avanzar con una reforma impositiva.

«Hoy estoy 95 a 5 seguro que no hay default», afirmó Miguel Ponce. «Me parece que es lo central en términos económicos y como impacto económico en la economía real. Lo peor que nos podía pasar es que nuestras empresas no pudieran trabajar en el comercio exterior, que se quedaran sin crédito comercial, que no se pudiera exportar arroz o carne o granos». «Es decir, que no pudieramos aprovechar comercialmente las oportunidades que la crisis nos plantea vinculadas a la comida debido al hambre».

El dirigente sostuvo que le sorprende que «las noticias del apoyo de Black Rock y la presidenta del Banco Mundial apoyando al cierre de la deuda del país, no estén en la primera plana de los diarios más importantes de Argentina».

«Estos hechos deberían estar en primera plana», insistió. «Nuestra nueva fecha es el 31 de julio porque el 30 de junio vencen 500 millones, por lo que tenemos 30 días más de prórroga. Este vencimiento puede ser rápidamente judicializado».

Ponce consideró que «a la Argentina le conviene aprovechar este tiempo, no esperar al 30, y en una dos semanas llegar al número y cerrarlo. El número está dispuesto en 50 y 55, el número de cierre va a ser 48, para dejar satisfechos a todos y con una posible aceptación del 75 por ciento».

Sobre el impuesto a las grandes fortunas, afirmó que «estamos corriendo contrarreloj, la necesidad de que el gobierno termine de enviar al Congreso el proyecto del Consejo Político Económico y Social pasa a ser central. Para ver como encaramos la transición y la pospandemia. Del impuesto a las grandes fortunas desde el radicalismo auténtico apoyamos esto, aunque nos ocupa mucho más la elaboración de una reforma impositiva».

Pasó en Caput #ReportaCaput