“Ese 9 de noviembre se atacó el Prensa Rural, donde también funcionaba la Radio Comunidad, de la Federación de Campesinos. Violentaron al director, amarrándolo a un árbol”, relató el corresponsal boliviano exiliado en Buenos Aires, Marco Moscoso Alvestegui. Recordó así los comienzos del golpe de Estado en su país, momentos en los que se produjo el fallecimiento del periodista argentino Sebastián Moro, que residía en La Paz y se desempeñaba como editor en el semanario Prensa Rural.

El corresponsal boliviano exiliado en Buenos Aires, Marco Moscoso Alvestegui, relató los primeros días del golpe de Estado que se consumó el 9 de noviembre en Bolivia: “Esto se vino preparando de a poco, empezaron a instalar carteles con las direcciones de los ministros y también fueron a atacar a los medios de comunicación. En el canal estatal amedrentaron a la gente que se encontraba trabajando, las sacaron, tomaron los canales. También fueron a medios alternativos y populares, que ahora prácticamente no existen”.

Sobre los medios comunitarios, Moscoso explicó que “están callados por que la ministra de Comunicación de facto les ha sacado la publicidad que se les había dado y se ha vuelto a concentrar en los grandes medios”.

“Ese 9 de noviembre se atacó el Prensa Rural, donde también funcionaba la Radio Comunidad, de la Federación de Campesinos. Violentaron al director, amarrándolo a un árbol. Después esa violencia se ha desatado en otros medios”, expresó Moscoso sobre el ataque a los medios comunitarios. Además afirmó que «hemos visto las diferentes torturas que se han podido evidenciar con los compañeros que eran identificados, como Sebastián, porque no existía el estado de derecho ni orden. Las fuerzas paramilitares estaban en la calle, se tomaban las instituciones y edificios donde funcionaban organizaciones sociales”.

Respecto de los avances en la investigación de Sebastián Moro, de otros y otras periodistas que sufrieron ataques y agravios por parte del gobierno de facto, Moscoso aseguró: “En Bolivia no existen las condiciones, hasta que se constituya un gobierno legítimo, para poder llevar adelante la investigación de una manera seria y se esclarezca lo que ha sucedido”.

Pasó en Caput #SiberiaEnAmerica