El diputado nacional por la provincia de Entre Ríos, Marcelo Casaretto, del Frente de Todos, se refirió a las pruebas para que el Congreso funcione de forma remota y a la posible sanción del impuesto a las grades fortunas. «Se necesita del aporte de los que están arriba en la pirámide social, así que el impuesto a las grandes riquezas es algo absolutamente necesario y justo, en lo que cualquier argentino de buena voluntad coincide”.

Casaretto aseguró que se están haciendo pruebas para poder sesionar en forma remota. «Es importante que el Congreso pueda avanzar incorporando la tecnología y que pueda sesionar en esta etapa de aislamiento para darle a la Argentina leyes que se necesitan. Es un sistema totalmente nuevo que hay que poner en marcha, hay que ir puliéndolo y depende de la buena voluntad. Creo que lo vamos a conseguir a la brevedad”.

En cuanto al reclamo de parte de la oposición de una sesión presencial, el diputado expresó: “yo no tengo problema: no estoy en edad de riesgo, viajo a Buenos Aires, estoy a 500 kilómetros, voy en auto y participo de la sesión. Pero tenemos que tener en cuenta que no todos estamos en la misma situación. El que está en Tierra del Fuego tiene 3 mil kilómetros para llegar, hay provincias que están cerradas. Hay muchas situaciones que llevan a que no son solamente los diputados de provincia de Buenos Aires o de Capital, que viven a cinco cuadras”.

En relación al del margen de acción delegado al Poder Ejecutivo, Casaretto afirmó: “Nosotros le hemos delegado algunas facultades al Ejecutivo del gobierno nacional. El otro día se trataron 20 decretos de necesidad y urgencia en la comisión de DNU parlamentaria. 18 fueron aprobados por unanimidad. Entonces, no hay un gobierno que se extralimita, que toma medidas contrarias al interés de la gente. Fueron los créditos para las pymes, el pago del salario complementario, el Ingreso Familiar de Emergencia, la prohibición de los despidos, la regulación d los aumentos de tarifas públicas y la prohibición de los cortes”.

Respecto a la postura de algunos diputados de Juntos por el Cambio, de no querer sesionar virtualmente, consideró: «Yo veo que hay una oposición realmente existente que tiene que gobernar y que entiende la situación. Y en ese plano los pongo al jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, a los gobernadores de Corrientes, Jujuy y Mendoza, que son radicales y de Cambiemos, y que apoyan al gobierno en la medida que necesita. Y por otro lado hay otro tipo de oposición que es parlamentaria, que está en el centro de la discusión, apoya algunas cosas y critica otras. Y hay otros opositores que están al margen de todo, y ahí incluyo a Macri, Patricia Bullrich y demás, que lo que hacen es tirar piedras, usar los trolls y provocar permanentemente. Entonces creo que hay tres tipos de oposición”.

Sobre la implementación del impuesto a la riqueza manifestó: “Yo no tengo ninguna duda. Años atrás estuve al frente de la Agencia Tributaria de Entre Ríos, y siempre tuve el criterio de que para hablar de una distribución de la riqueza, a nivel mundial tenés dos herramientas: por un lado la aplicación del presupuesto, con su estructura impositiva, y por otro lado el sistema de seguridad social. Por eso en el Congreso estoy como presidente de la comisión de seguridad social y de secretario en la comisión de presupuesto. Argentina está sufriendo una caída del PBI, mucha gente tiene en riesgo su trabajo, otra lo mantiene pero cobra menos, mucha gente que es autónoma no tiene ingresos y necesita de la mano del Estado».

“Hoy el gobierno está invirtiendo 2 o 3 puntos del PBI en paliar las consecuencias de la pandemia. Son 850 mil millones de pesos que se están metiendo abajo en la sociedad, en los sectores que necesitan. Y naturalmente que se necesita del aporte de los que están arriba en la pirámide social, así que el impuesto a las grandes riquezas es algo absolutamente necesario y justo, algo en lo que cualquier argentino de buena voluntad coincide”.

“Estamos hablando de patrimonios personales por encima de los 200 millones de pesos, no de bienes afectados al proceso productivo ni de alguien que tiene una industria, un comercio o una PYME. Estamos hablando de 12 mil familias, las más ricas de la Argentina, que debieran pagar una carga extraordinaria para atender las consecuencias de la pandemia”.

Casaretto consideró que en breve se va a presentar este proyecto de impuesto a las grandes fortunas y “va a tener sanción”.

Pasó en Caput #ReportaCaput