El analista político Raúl Timerman conversó sobre los grados de intervención del Estado a nivel mundial en el contexto de la pandemia y de las acusaciónes de autoritarismo en el ámbito local. «Los que subieron su imagen positiva son los que pusieron la vida por delante. Alberto pasó de 66 a 83 puntos».

Timerman afirmó que «lo que se le cuestiona aquí a Alberto Fernández no se le cuestiona en Alemania a Angela Merkel. Y Angela Merkel es canciller de Alemania desde el año 2005. Y conoce bien el tema del autoritarismo y de la segregación porque se crió en Alemania del Este, cuando las Alemanias estaban divididas».

«Creo que acá estamos desviando el tema de la discusión, que debería ser ‘qué podemos hacer nosotros para pasar de la mejor manera posible esta crisis’. Merkel inventó una palabra, un concepto: “terminar con los debates orgiásticos respecto a la necesidad de la apertura de la economía, de que hay que abrir las restricciones”. Dice: “Estoy convencida de que lo mejor para el pueblo alemán es seguir con esta política de cuidar la vida de los alemanes”. Y Alberto Fernández está haciendo exactamente eso en la Argentina. La diferencia es que Argentina tiene una deuda del 90 por ciento de su PBI y Alemania emite deuda con interés negativo: le pagan para que emita deuda».

«Alberto Fernández asume el 10 de diciembre y encuentra este país. Y al poco tiempo le cae el coronavirus encima. Y la verdad que lo que está haciendo es destacable. Se está haciendo un buen trabajo desde el gobierno. Se está haciendo un esfuerzo desde el Estado nacional para sobrellevar esta crisis, y que lo puedan hacer los sectores más necesitados», resaltó el analista.

A su vez, Timerman opinó sobre las resistencias internas para gravar a las grandes fortunas: «Da la impresión que hay un grupo de gente muy minoritario en la Argentina, que está en una situación económica muy favorable, que pagar un impuesto pequeño sobre su patrimonio no significaría absolutamente nada y podría ayudar. Esos sectores tienen apoyo en los medios y en la política, en los que generan opinión pública para evitar el tratamiento de ese impuesto».

El analista político destacó que «el apoyo al Ejecutivo nacional en la gestión y el tratamiento de esta crisis llegó a estar cerca del 90 por ciento» y sostuvo que «es imposible que una medida que afecta a un pequeño grupo de personas para favorecer a mucha gente ande muy por debajo de ese número».

En su análisis del ámbito internacional, Timerman explicó que «el caso de Trump es particular porque el pueblo norteamericano tiene valores muy diferentes de los que tiene el resto de las sociedades, especialmente las europeas, las europeas del norte. En toda esta crisis, Donald Trump ha subido 5 puntos en su imagen positiva. Pasó de 44 a 49 de imagen positiva. Pero hoy en Estados Unidos más de un millón de personas van a perder sus empleos, como viene sucediendo en los últimos cinco viernes. Gente que tiene hipoteca, que paga el colegio de sus hijos, un servicio de salud o un seguro de retiro, hoy la llaman de su empleo y le dicen que le liquidan la semana y no trabaja más. Y ese tipo dice ‘no me importa que se muera quien se muera, pero que abran la economía y que siga el trabajo’. Con plata poder ser feliz, sin plata sos un desgraciado en Estados Unidos. No hay un Estado que te cubra en absolutamente nada. Todo el sistema de salud que se había generado con las ideas iniciales de Clinton y después con Obama, Donald Trump las tiró abajo. Si no tenés plata, no te hacen el test de coronavirus, directamente», describió.

En relación a las mediciones de imagen de los líderes mundiales, sostuvo: «Fijate lo que sucede con aquellos que no han tomado las medidas necesarias: los tres dirigentes en el mundo que más imagen positiva perdieron durante el coronavirus son Pedro Sánchez en España, que pasó de 64 a 30, López Obrador en México, que pasó de 36 a 19 y Bolsonaro en Brasil, que pasó de 25 a 16. Y los que más ganaron son Mette Frederiksen, en Dinamarca, que tenía 39 y ahora tiene 79, Alberto en Argentina, que pasó de 66 a 83 puntos y en América Latina el que más subió es Martín Vizcarra en Perú, que subió de 52 a 87″.

«Los que subieron son los que pusieron la vida por delante, y los que bajaron son los que descuidaron la vida y, o pusieron la economía por delante, o no pusieron nada por delante. Simplemente actuaron irresposnsablemente».

«Creo que la sociedad argentina debería estar satisfecha con el trabajo que se está haciendo desde el Poder Ejecutivo», finalizó.

Pasó en Caput #ReportaCaput