El referente del grupo de curas en opción por los pobres, Paco Olveira, conversó durante la transmisión especial por el Día de la Memoria, este 24 de marzo, de la peculiar situación que se vive en el mundo y de la forma en que se recuerda esta fecha hoy en la Argentina. «Poder estar con otra visión y volver a lo que fueron los años de Néstor y de Cristina a mí me hace mucho bien».

«El 24 de marzo de 1976 yo vivía en España aún. Vine a la Argentina en 1987 y a partir de ahí me fui empapando de la realidad del país y del verdadero desastre que hicieron los militares».

El padre Paco reconoció que «Argentina es un modelo en el mundo de memoria, verdad y justicia. Algo que en mi país de origen nunca se hizo. La Argentina a mí me abrió los ojos, nuestro país es casi el único donde realmente se luchó y se sigue luchando para que haya justicia».

«La dictadura fue un golpe cívico, eclesiástico y militar. Eclesiástico porque la inmensa mayoría de la jerarquía eclesiástica le dio un basamento ideológico a las barbaridades que se estaban realizando, hubo una pequeña parte de ese episcopado que fueron valientes como Angelelli, que lo pagó con su muerte, y la de dos curas, u otros obispos como Ponce de León».

«Es decir, hubo cristianos de base, sacerdotes, religiosas, que se pusieron al hombro unirse a la lucha de ese tiempo, que era la búsqueda de ese hombre nuevo del que hablaba el Che Guevara. En ese sentido hubo una iglesia que supo acompañar a nuestro pueblo, pero como institución defendimos la dictadura«, asumió.

«Vivo este momento con mucha esperanza porque fueron cuatro años muy duros los que pasamos, donde se ninguneó el trabajo a los derechos humanos, se vulneraron todos los derechos sociales, políticos y humanos, poder estar con otra visión y volver a lo que fueron los años de Néstor y de Cristina a mí me hace mucho bien», concluyó.

Pasó en Caput #DiaDeLaMemoria #TransmisiónEspecial