“Hay gente que todavía no comprende lo que está en juego, estamos trabajando para que se cumpla lo acordado”, afirmó el secretario general de la Unión de Empleados Judiciales de la Nación, Julio Piumato, sobre la Feria Extraordinaria en el Sistema Judicial y la respuesta en sus distintos niveles. “Esto no es un paro, es una medida extrema y la consigna es cuidémonos entre todos, y para eso la gente se tiene que dar en su casa”, aseguró.

La Corte Suprema de Justicia determinó el comienzo de una Feria Extraordinaria ante la situación sanitaria que atraviesa el país. El secretario general de la Unión de Empleados Judiciales de la Nación, Julio Piumato, se refirió a la importancia de esta medida: “Hay gente que todavía no comprende lo que está en juego, estamos trabajando para que se cumpla lo acordado. Hemos denunciado a dos jueces que convocaron a todo su personal: el juez Hernán Papa, del juzgado 12 comercial, y Diego Amarante, que preside dos juzgados”.

“Afortunadamente los abogados han entendido la medida, han suspendido las audiencias y actos procesales normales”, resaltó Piumato y agregó: “Esto no es un paro, es una medida extrema y la consigna es cuidémonos entre todos, y para eso la gente se tiene que dar en su casa. No son vacaciones, que el que pueda ayudar y pueda trabajar desde su casa, que lo haga”.

Los gremios, a través de su estructura, han puesto a disposición los hoteles a la autoridad de aplicación, estamos hablando con los intendentes para hacer efectiva la medida”, explicó Piumato sobre el aporte que están tratando de realizar los sindicatos a la situación sanitaria. En cuanto a las obras sociales, aseguró que “van a hacer todo lo posible, lo están haciendo ahora mismo, pero su situación es dramática. El Estado argentino les debe desde hace años cerca de 24 millones de pesos. Están en situación crítica pero con lo que pueden se están poniendo a disposición de las autoridades sanitarias”.

Respecto de las medidas ante posibles casos de coronavirus, Piumato ejemplificó: “Hoy está cerrando la Fiscalía de la Cámara Comercial porque hay una sospecha de síntomas. La Corte ha dicho que donde haya un caso o una sospecha, se cierra la oficina con licencia a todo el personal”.

Más allá de la gente que queda de guardia, hay que garantizar las condiciones sanitarias para las actividades de riesgo particulares que necesitan atención especial: la morgue judicial, el cuerpo médico forense, la oficina de violencia doméstica y las guardias de notificación”, relató Piumato sobre el pedido que le realizaran a la Corte.
Pasó en Caput.