Los científicos y científicas argentinas que integran el proyecto CASPR Biotech diseñaron un kit portátil para diagnosticar el coronavirus. Se trata de los investigadores del Conicet Carla Giménez, Lucía Curti, Federico Pereyra Bonnet y Guillermo Repizo, además del economista Franco Goytía. “Es una necesidad, y no se hace de a noche a la mañana. Esto viene de años de especialización y de formación nuestra, entonces claramente la ciencia tiene que ser un pilar básico en nuestro sistema”, afirmó la licenciada en Genética Lucía Curti sobre el avance científico. 

La becaria del CONICET e integrante del Proyecto Caspr Biotech Lucia Curti explicó el funcionamiento del kit portátil para diagnosticar el coronavirus: “Es una tira reactiva, que funciona como si fuera un test de embarazo. Es el resultado final después de un proceso con enzimas y proteínas que se unen en contacto con la muestra del paciente. Si encuentra algo del virus se muestra la segunda línea, y si no, nos quedamos con una”.

Sobre los próximos pasos a seguir para llevar el kit al mercado, Curti enumeró: “Lleva un par de pasos: la validación de la ANMAT, montar una cadena productiva, entre otras. Ya son cosas que necesitan de otros jugadores. La idea que esto siga adelante y que se encuentre el capital para poder continuarlo”. 

Asimismo, Curti se refirió a la importancia de estas investigaciones de las y los científicos argentinos: “Es una necesidad, y no se hace de la noche a la mañana. Esto viene de años de especialización y de formación nuestra, entonces claramente la ciencia tiene que ser un pilar básico en nuestro sistema. Si no, ¿de qué otra manera puede llegar a la sociedad si no es con la aplicación?”.

Si bien el coronavirus es una necesidad mundial y nos enfocamos en esto, tenemos un prototipo muy avanzado de dengue y probado en colaboración un laboratorio de Misiones en muestras de paciente”, remarcó Curti, y agregó: “Se puede reconfigurar el sistema. Nuestros primeros targets fueron zika, dengue y hantavirus. Este último era sumamente importante, el virus era letal, había una población aislada y pensando en eso fue que hicimos nuestras primeras validaciones”. 

Pasó en Caput #LugaresComunes