Fue un hecho político fundamental. Estamos entre esos dos momentos, entre ese discurso, uno de los mayores discursos de Cristina y el momento de la asunción del nuevo gobiern,o del que Cristina va a formar una parte importantísima. Fue un discurso extraordinario, muy preparado”, expresó el filósofo y politólogo Eduardo Rinesi, en conversación con Edgardo Mocca, en referencia al discurso de defensa de la vicepresidenta electa, Cristina Fernández de Kirchner

En ese mismo sentido, Edgardo Mocca afirmó que Cristina “aprovechó la ocasión para hacer un cierre y una lectura monográfica, desde el punto de vista de la justicia y el law-fare. Con ese eje, Cristina habla también del desastre económico y del desastre social, del cual el sector corrupto del Poder Judicial es un ariete central”. “Es un discurso que sabe que a partir del martes empiezan unos problemones, la alianza que ella impugnó ahí está presente, y les van a hacer la vida imposible desde el minuto cero”, aseguró Rinesi.

En cuanto al momento histórico que atraviesa la región, el ex decano de la Universidad Nacional de General Sarmiento meditó: “Me parece que vuelve a ponerse en el centro de la escena política un tema, y de nuestras discusiones públicas, periodísticas, políticas y académicas, más importante que nunca: La democracia”. 

Asimismo, Mocca agregó que “lo de Chile tiene un valor simbólico extraordinario, porque fue siempre un bastión y un símbolo. Aunque notablemente desmemoriada esa escena por los propios actores populares de Chile, no veo la presencia de la mitología de Salvador Allende y de la unidad popular, como si vemos en Argentina con la recuperación de los movimientos de los derechos humanos de los 80. El discurso de Cristina es contemporáneo de una crisis en las democracias renacidas en los 80”.

Retomando esa época, Rinesi resaltó los posicionamientos de los partidos políticos: “Desde entonces, el radicalismo no volvió a aparecer en la escena política argentina, hasta que de un modo pavorosamente patético e imperdonable desde cualquier perspectiva democrática de mínimo reconocimiento de lo que significó en este país lo que fue el trabajo de Alfonsín, apareció peleando por este cachivache que nos gobernó. Yo no sé cómo el radicalismo, que es el partido político centenario, se recupera de esto”. “El problema es endémico, gente que uno conoce en los 80 sosteniendo posiciones del Alfonsin mínimo mas fértil y terminaron en el abrazo al macrismo, sólo se explica con un fenómeno político y psicológico que es el antiperonismo”, agregó a esto Mocca.

El país volvió a dividirse en ese viejo eje de peronismo-antiperonismo, y abre un desafío para el gobierno que asume el martes, que debe saber que no es solamente un gobierno peronista frente a un gobierno no peronista. Sino que es un gobierno que tiene que hacer una fuerte apuesta democrática frente a una posición gorila y antidemocrática que durante cuatro años no tuvo ningún problema en hambrear a un país, desalojar a los indios de las tierras y tirarle a los chicos por la espalda”, cerró Rinesi.

Pasó en Caput. #CaféMocca (Miércoles de 17 a 18)