Compartir

Alejandra Gils Carbó rompió el silencio tras su renuncia a la Procuración General de la Nación y desde los estudios de Radio Caput relató: “Cuando era fiscal de la Cámara Comercial me decían loca cada vez que hacía un dictamen que quebraba la línea, porque denunciaba alguna estrategia de fraude o hacía luz en un tema que se pasaba por alto”. Además, calificó al Poder Judicial como una “institución históricamente misóginia y patriarcal”.

La exprocuradora remarcó que siempre tuvo “mucha sensibilidad” con las asimetrías y destacó: “Cuando llegué a hacerme cargo de la política criminal, me di cuenta que (las asimetrías) eran mucho más agudas”. “No responder al patrón de subordinación es sumamente castigado”, aseguró y resaltó en diálogo con el programa Mujeres Sentipensantes que actualmente “la principal preocupación del sistema penal es la violencia contra la mujer”.

“Cuando era fiscal de la Cámara Comercial me decían loca cada vez que hacía un dictamen que quebraba la línea, porque denunciaba alguna estrategia de fraude o hacía luz en un tema que se pasaba por alto y sobre todo cuando había una gran corporación de por medio”, indicó Gils Carbó y comentó: “Lo segundo que decían era que algún hombre con el que salía lo había hecho”. Sin embargo, consideró que vivimos un “clima de época donde se revisan las actitudes hacia la mujeres”.

Gils Carbó señaló que “el ingreso a cargos inferiores es bastante parejo en cuestiones de género, pero en los cargos superiores son muchas menos las mujeres“.

Uno de los hitos en su paso por la Procuración General de la Nación fueron las Agencias Territoriales de Acceso a la Justicia (ATAJO). Gils Carbó contó que la función de estas agencias era facilitarle el acceso a justicia a las personas de los barrios populares o del conurbano. “Hubo que hacer una inserción con la Iglesia para que nos abriera las puertas y demostráramos que estábamos en la villa para hacer un servicio de justicia a favor de ellos”.

Pasó en Caput. #MujeresSentipensantes (mier 16 hs).