Compartir

Jorge Pardés se despachó contra el regreso de la Argentina al fondo e hizo un desagravio del Partido Humanista, a raíz de una nota publicada en el diario Clarín.

Obligado por la opinión pública desfavorable, Clarín intenta proteger al gobierno, naturalizando el regreso al Fondo

Por Jorge Pardés*

El profundo rechazo que las encuestas arrojaron esta semana para el gobierno y la caída estrepitosa de la imagen, por el desastre económico, el mal manejo en el mercado cambiario, pero fundamentalmente el pedido de auxilio desesperado al Fondo Monetario Internacional empujaron a los editores del diario Clarín a intentar suavizar los efectos que este combo explosivo produjo.

El caos financiero revivió en la reunión familiar y entre amigos el debate sobre la diezmada economía de nuestro país, en el que el endeudamiento descontrolado, la fuga de capital y la fiesta de los inversores golondrina, pareciera no tener límite.

Con la construcción de un relato propio del estilo duranbarbeano adicto a la pos verdad, intentan una crónica de la relación con esta entidad financiera internacional. Parten de la campaña que el Partido Humanista utilizara en los albores del regreso a la democracia, en los años 80, en la que alerta contra el flagelo que el FMI significaría para el pueblo argentino.

Con una magistral frase se sintetiza tanto la denuncia del peligro inminente de las garras destructivas del FMI, como el error de reconocer la deuda ilegítima contraída por la dictadura cívico militar: “Minga al FMI”.

Si bien las referencias al origen del Partido Humanista guardan rigor de verdad, la reducción del concepto a una mera campaña publicitaria disfraza lo que constituye el fundamento político del actual rechazo a la llegada del fondo a nuestras vidas, y la peor decisión de este gobierno, hasta ahora.

“Los humanistas se convirtieron en una moda pasajera… y que la llegada del kirchnerismo los deglutió y terminaron diluidos en el colectivo K hasta casi desaparecer de la escena política”, esta afirmación del diario Clarín, además de ser una chicana para seguir demonizando al gobierno que nos liberó del yugo del FMI, termina siendo un destrato para con el Partido Humanista. Esta fuerza política poseedora de una ideología y una doctrina que a diferencia del auto denominado “el gran diario argentino”, puede ostentar absoluta coherencia a lo largo de su historia. Pareciera que el editor no puede soslayar la mención del “Minga al FMI”, por lo que necesita degradarla, otorgándole entidad y fuerza moral.

Luego describe la relación que todos los gobiernos desde Alfonsín hasta Duhalde mantuvieron con el FMI, intenta relativizar los efectos devastadores de los acuerdos con la entidad financiera y se los adjudica a la impericia de esos gobernantes. Sigue así el hilo conductor del relato justificatorio. Tratan así de naturalizar, poner como inevitable, recurrir al FMI.

Para no dejar a los gobiernos kirchneristas afuera, el editor utiliza el argumento de un préstamo de 11.500 millones de dólares que el FMI le otorgó a Duhalde y que se efectivizó en septiembre de 2003. Deliberadamente omite decir que ese préstamo integró la negociación de la deuda, que fue cancelada con una quita del 70 por ciento. El desendeudamiento permitió deshacerse de los condicionamientos que el Fondo Monetario impone, dando lugar al crecimiento económico que los caracterizó.

El tema, claro está, no es la rigurosidad de las afirmaciones, es encuadrar la medida anunciada por el presidente Macri, maquillarla, mostrar que no implica ninguna innovación ya que “todos” los presidentes anteriores tomaron medidas similares. Falso. Néstor y Cristina no lo hicieron.

En lo que acierta la ambigua editorial, Macri “tomó un camino que hasta ahora no tuvo antecedentes victoriosos”, para el imaginario argentino el FMI es sinónimo de fracaso, dolor y hambre.

Concluye con el deseo de que el regreso al FMI “sirva al menos para volver a concentrar el esfuerzo sobre las heridas de la economía real”, cómo habría de hacerlo si ese mismo regreso se puede y va a llevar puesto el futuro de los argentinos. O alguien lo duda?

*Periodista humanista

Pasó en Caput. #YendoDeLaCamaAlLiving (lun a vie 8 hs).