Compartir

Hebe de Bonafini propuso crear una nueva central sindical y declarar un paro de 48 horas para detener los tarifazos, sin esperar la reacción de los gordos; analizó el regreso del Fondo Monetario Internacional y de la sombra del 2001; definió a Macri como “un dictador” y “un sirviente de Estados Unidos”; compartió la receta de lentejas con chocolate, un cuento de Eduardo Galeano y regaló a Radio Caput un histórico pañuelo.

Al fondo del fondo
Sobre la brevedad del discurso presidencial para anunciar que iba a pedir un salvataje al FMI, “no es que no les gusten los discursos largos: no sabe”, aseguró Hebe de Bonafini en su programa en Radio Caput. “Tres palabras juntas ya para él es un esfuerzo”. “No tengo ni ganas de escucharlo a Macri, porque amarga mucho. Ayer estaba todo el mundo enloquecido por lo que decía la tele. Los que alababan que estaba fantástico lo que nos estaba pasando, y los otros que decían que no. Pero, en general, la gente escucha a los que dicen que está fantástico, pero corren a sacar la plata del banco y van a sacar los dólares y no pueden, y entonces se arma un gran bolonqui, pero nadie dice que esto lo que ocasiona es más muerte por hambre, por desocupación, por miseria, por estar mojados, porque la madre no los puede llevar a los hospitales, porque no tienen la tarjeta Sube: no hablan de eso. Da asco escuchar a Majul, a toda esa gente que está muy paga para esto”. Y agregó: “Nos estamos acercando al 2001”.

Macri es un sirviente de Estados Unidos“. Luego del anuncio del ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, “ni se le preguntó al Parlamento. Pero, la verdad, los pueblos nunca solucionamos los problemas en los parlamentos y los tribunales. “Creo que hay que hacer un paro general de dos días por lo menos”.

La histórica Madre de Plaza de Mayo señaló sobre las apreciaciones de la revista Forbes: “Es hora de salir de Argentina, y salir corriendo”, que “el pueblo ama este país. El que se tiene que ir corriendo es Macri. Macri es un dictador. El Parlamento, para él, es un adorno. Yo la democracia no la conozco. La conocimos un poco con Néstor y Cristina“.

Gordos y radicales
Bonafini criticó la complicidad de los sectores sindicales conocidos como “Gordos”, que siempre negociaron con los poderosos y no se preocupan por los trabajadores: “Ellos nunca van a un barrio. No saben lo que pasa. Ellos no van a promover un paro. Entonces los de abajo tenemos que decir: ´¡Paremos el país’ Están aferrados con poxilina al asiento y por eso no se mueven. Yo digo que a la CGT hay que dejarsela con moño y todo: que se la metan en el mismo culo. Y armemos otra CGT. Y si no la queremos llamar CGT, pongamosle otro nombre”.

Tampoco pidió esperar nada de la clase media, “que la mayoría es radical. Los radicales son fachos; los radicales son gorilas. Nunca van a votar a un peronista, prefieren votar su propia muerte, por eso ahora votaron a Cambiemos y es la muerte. No existe el radicalismo“. “Balbín fue el primero que nos dijo que los desaparecidos estaban todos muertos. Y nosotros le preguntamos, ¿cómo sabía?”

El 2001
Hebe rememoró las fatídicas jornadas del 19 y 20 de diciembre de 2001: “Vino la policía a caballo y caminando y nos pegaron como locos. Estaba todo tan organizado, que a las madres que fuimos a parar al hospital, no nos querían dar un certificado. A una madre, ni la Cruz Roja le quiso dar un certificado. Ellos matan indiscriminadamente, porque nunca pagan por lo que hacen. Los muertos siempre los ponemos nosotros y siempre los violentos somos nosotros”.

Carlos Mugica, León Gieco y Eduardo Galeano

“Cuando hablé con el Papa Francisco, le dije que tengo mucho temor a la violencia que ellos generan“. “Siempre había para comer, aunque fueras muy pobre. Ahora no”, aseguró Hebe. Al cumplirse el 11 de mayo 44 años del asesinato del padre Carlos Mugica, dijo: “Él es un tipo que encontró a los pobres después de hacerse ricos. Yo quiero que la gente vaya a los barrios, porque los tenemos que descubrir. No te conmueven las cosas, si te las cuenta otro. Si vas, no vas a poder dormir. Y es bueno que no puedas dormir por eso”, afirmó.

Hebe también mencionó a León Gieco, que lo inmortalizó en la canción Los guardianes de Mugica: “Ha hecho cosas muy lindas. Siempre cantó para las madres, muchas veces. Ayuda mucho al Ecunhi. Hace mucho que no lo veo, pero sí lo escucho. León siempre ha sido un tipo muy comprometido, no sólo por las madres: escribió para todo lo que sea compromiso político. Lo queremos mucho”, agregó.

Entonces Hebe leyó un texto de Eduardo Galeano sobre Morelos, “un cura que buscaba a la gente casa por casa con un pañuelo blanco, como las madres”, para luchar por la independencia de México. Buscamos a las madres casa por casa. Ese fue nuestro trabajo. Al recordar al escritor uruguayo, destacó que trabajaba “con una libreta chiquita y un lápiz, y así iba levantando lo que son sus historias. Cuando me quedé a su casa a dormir, no me olvido de la cama que me dio. Es de los indispensables”.

El pañuelo
Hebe llegó a Caput con un regalo especial: “Es un pañuelo hecho en venecita que les damos a los amigos. La primera radio que la tuvo fue Radio Encuentro de Viedma, de Néstor Busso, que es un gran amigo; y ahora me parecía justo que lo tengan ustedes”. “Lo hace un pibe que es profesor en las universidades, estudia, tiene comedores. Hace de todo. Y tiene mucho amor por esto que hace. Los primeros son enormes y los hemos puesto en algunas universidades; y ahora hemos decidido hacer estos chiquitos para dárselos a algunos amigos que lo quieran tener. Y muestra que, cuando no estamos nosotras, está el pañuelo. Les dejamos la presencia para que no nos olviden.
Hebe recordó que el pañuelo se lo dieron a “unos pibes que hicieron una camiseta con el pañuelo de las madres, y eso lo que nos pasa a las madres: el pañuelo ha trascendido, se usa más que el escudo y la bandera. Para el aborto, el pañuelo es verde; para otros es lila, pero lo más lindo es que al pañuelo le ponen el pañuelo de las madres”, afirmó Hebe y agregó: “A mí me eso me emociona mucho, porque quiere decir que lo sienten así como los sentimos las madres”.

Luego de la receta de las lentejas con chocolate (Próximamente ampliaremos en Radio Caput sobre los detalles), Hebe le dio su mano a Laura Donofrio, que interpretó con Martín Loza una versión de Las manos de mi madre, de Peteco Carabajal, que despertó lágrimas con sonrisas.

Pasó en Caput. #HebeEnCaput (mier 10 hs).