Compartir

Es uno de los productos más consumidos en Argentina, con un promedio anual por persona de 7 kilos, de acuerdo a las estadísticas publicadas por la Asociación de Fabricantes Artesanales de Helados y Afines (AFADHYA). Es un clásico de todo hogar argentino, sea durante una juntada entre amigos o familiares, o bien para disfrutar en la intimidad. Por supuesto que los niveles de producción exceden al consumo nacional; excedente que muchas firmas eligieron exportar a países limítrofes de escasos productos lácteos.

En total, las exportaciones de helado crecieron un 65% comparando los valores de 2016 contra los del año pasado. Esto representa un importante posicionamiento del país como un referente exportador de este producto en América Latina. Claro que está muy lejos de los gigantes exportadores como Rusia y Estados Unidos, pero es un notorio avance en la producción y venta del helado, un producto que encontró su forma de evolucionar para no desaparecer.

En la actualidad, los helados gourmet cobran cada vez más fuerza en el país, pero también en vecinos de baja producción de lácteos como Chile. Las nuevas tecnologías permiten recrear los sabores de prácticamente cualquier fruta (e incluso productos como el fernet) en el helado, además, la tendencia a agregar grandes cantidades del ingrediente en la crema lleva a que los consumidores generen fanatismo con algunas heladerías.

Oferta y demanda
En los últimos 20 años el consumo per cápita de los argentinos pasó de los 3 kilos cerca del nuevo milenio, a unos impresionantes 7 kilos en la actualidad. En cierta forma, este crecimiento se puede explicar en el fanatismo de muchos argentinos, ya que según dicen desde AFADHYA, 1 de cada 10 argentinos se declaran “fanáticos del helado”, lo que significa que consumen más de una vez por semana. Estas personas, ayudan a subir el promedio de la población, que oscila dependiendo del clima.

Es que según explica el presidente de AFADHYA, Gabriel Fama, el principal enemigo del helado no es el frío (las ventas de helados a domicilio en invierno representan el 25% del total de las ventas), sino la lluvia. Aparentemente las personas optan por no consumir cremas artesanales durante los días de tormentas con precipitaciones.

Entre los que más crecieron durante los últimos 20 años, la cadena Grido es la que más franquicias sumó, pasando de unos escasos 20 locales a principios del milenio, a más de 1.400 locales en la actualidad. Los nuevos métodos de preservación, permitieron distribuir helado artesanal a cualquier parte del país, así como asegurar que al pedirlo a domicilio llegue en buenas condiciones, hecho que también representó un notorio incremento en el consumo.

Sabores
De acuerdo a las estadísticas de la firma PedidosYa, los sabores más requeridos en Argentina son el Dulce de Leche Granizado, seguido de cerca por Banana Split (que emula el postre inglés de helado entre una banana helada). Por último, completando el podio se encuentra el Chocolate con Almendras, un excelente maridaje para recrear en una crema helada.