Compartir

La vicepresidenta electa de Costa Rica, Epsy Campbell, sostuvo que la victoria de Carlos Alvarado Quesada significa que ganó “una opción progresista“, frente a “la amenaza del fanatismo religioso“, representada por el pastor evangélico devenido en candidato presidencial, Fabricio Alvarado Muñoz.

Campbell, que será la primera mujer afrodescendiente que ejerza la vicepresidencia de un país latinoamericano, señaló que en la región “la situación de las mujeres en general es de desventaja“, y remarcó que “la situación para las mujeres afro es aún más compleja“.

“Lo más interesante fue que muchos líderes políticos dieron adhesiones a nuestro partido con tal de no caer en esa opción dudosamente democrática que había enfrente“, sostuvo en diálogo con Conrado Geiger y Horacio Pietragalla Corti.

Pasó en Caput. #NoLoTomesComoVino (Jue 10 hs)