Compartir

El genocida Luciano Benjamín Menéndez murió hoy en un hospital de Córdoba a sus 90 años. Ostentaba un récord de condenas a cadena perpetua por crímenes de lesa humanidad. “Le llegó esa justicia, por la cual hemos luchado toda la vida y lo seguimos haciendo. Condenado a perpetua, que es lo que merecía”, reflexionó Taty Almeida.

“Despedimos a un genocida que no dijo todo sobre el destino final de los desaparecidos”, expresó Carlos Pisoni, integrante de HIJOS, en diálogo con Javier Vicente y remarcó: “Se lleva muchos secretos a la tumba. Querríamos que vivan muchos años más para que cumplan su condena en una cárcel común y digan la verdad”.

Sobre la reducción de las condenas a represores expresó: “Hay una sociedad que dijo no al dos por uno”. Pero este gobierno “insiste” y otorga “dos por uno encubiertos” con las domiciliarias, comentó.

El 24 de marzo “sigue siendo una fecha muy importante para los argentinos”, evaluó el militante de HIJOS, y adelantó que el 17 de marzo realizarán un “escrache” a un represor que ha quedado en libertad después de haber cometido delitos de lesa humanidad como el robo de bebés.

Taty Almeida, referente de Madres de Plaza de Mayo línea fundadora, resaltó en diálogo con Cynthia García que el genocida Luciano Benjamín Menéndezse murió condenado y repudiado” y aseguró que “jamás va a tener paz”, porque “no se arrepentía” de los crímenes de lesa humanidad cometidos y decía que “los volvería hacer”.

A este individuo “no es para decirle que en paz descanse”, expresó Taty Almeida y consideró: “Le llegó esa justicia por la cual hemos luchado toda la vida y lo seguimos haciendo. Condenado a perpetua, que es lo que merecía”.

“Ahora estaba en prisión domiciliaria, como estaba haciendo el gobierno con varios genocidas”, comentó la referente de Madres de Plaza de Mayo, y recalcó que desde el gobierno “se dan el tupé” de tener presos políticos.

El legislador provincial por Córdoba Podemos, Martín Fresneda, lo definió como “el hombre que encarnó la muerte” en Córdoba y las diez provincias de influencia del comando del Tercer Cuerpo del ejército. “Hoy murió la muerte”, sintetizó.

Para Fresneda, Menéndez encarna “el logro más importante que ha tenido la democracia en todos estos años: 19 condenas perpetuas”. “Se fue sin decir la verdad, y probablemente lo único que queda es redimirse pensando que el perdón a ellos no llegará jamás”, evaluó.

Pasó en Caput.