Compartir

“En la Constitución está claramente establecido que los diputados no podemos ser molestados por nuestras opiniones”, explicó el diputado por Unidad Ciudadana Leopoldo Moreau luego de que el juez federal Sergio Torres citara a indagatoria en la causa que el legislador oficialista Waldo Wolff, a quien calificó como un “denunciador serial“, lo acusara por “delito de acción pública”.

Es “evidente” que el Poder Judicial “está embarcado en una tarea de persecución a la oposición” y hay un intento de “amedrentar, acallar y doblegar voces”, denunció el legislador. “No es cualquier diputado nacional, sino los de la oposición más nítida al gobierno quienes estamos acosados por este tipo de denuncias”, remarcó.

“Si este criterio se hubiera aplicado a la diputada Elisa Carrió, en los últimos 20 años ella tendría que haberse instalado con una carpa en Comodoro Py para responder a indagatorias por sus dichos y, sin embargo, nunca fue citada”, comentó y destacó: “Desde afirmar que Aníbal Fernández tenía que ver con el narcotráfico, acusar a la expresidenta de cualquier disparate y decir que a Nisman lo había matado un comando venezolano iraní no ha dejado cosa por decir

El diputado Wolff “ayudó a Bonadio a reabrir la causa del memorándum con Irán, cuando la causa estaba prácticamente archivada en Tribunales”, recordó Moreau.

Pasó en Caput. #SiberiaEnCaput (lun a vier 13 hs).