Compartir

Veinticinco trabajadoras y trabajadores fueron despedidos por las gráficas Valmar y Exacta. Una de las afectadas, Cecilia Delachaux, contó las diferentes irregularidades de las empresas. Según dijo, comenzó en septiembre de 2017 cuando se enteraron de la existencia de una lista que contenía los nombres de los trabajadores a desvincular. “A algunos, como en mi caso, nos llamaron el mismo lunes para decirnos que estábamos en esa lista, y que a partir de ese día no nos presentáramos a trabajar ya que la seguridad del edificio tenía órdenes de no dejarnos pasar porque ya no perteneciamos a la empresa” dijo Cecilia.

El establecimiento acusó una disminución en la actividad de las gráficas y así intentaron justificar los despidos, aunque Cecilia asegura -con nueve años de antigüedad- que siempre fue fluctuante el trabajo.

Además, la trabajadora denuncia que el telegrama nunca llegó a su casa, el aguinaldo no fue pagado en su totalidad y hubo diversas irregularidades con el cobro de la indemnización: “Cuando me llamaron me ofrecieron un monto, pero me advirtieron que no podían pagarlo todo junto asi que me hicieron la propuesta de abonarme la indemnización en ocho cuotas, una por mes” explicó ella. Las gráficas ofrecieron entre doce y quince cuotas que fueron aceptadas por muchos trabajadores, según cuenta Cecilia, debido a la necesidad de tener un ingreso. “Les pagaron solamente la primera cuota; diciembre y enero, no” denunció y dijo “Valmar puso una cláusula que les permite atrasarse en tres cuotas”.

Finalmente expresó: “Yo no acepté y ellos nunca más se comunicaron conmigo. Tengo cuarenta y seis años, no entro más en el círculo laboral”.

Pasó en Caput