Compartir

Historias desobedientes, Hijos, hijas y familiares de genocidas por la memoria, la verdad y la justicia participaron de la movilización realizada el sábado pasado en Mar del Plata para que Etchecolatz vuelva a la cárcel. Según Pablo Verna, que integra el colectivo, “es un hecho intolerable” que el genocida haya regresado a su vivienda en el Bosque Peralta Ramos y manifestó que el repudio al genocida “fue impresionante”.

El hijo del represor Julio Verna, que fue médico en Campo de Mayo durante la última dictadura cívico militar y tiene el grado de Capitán Retirado del Ejército, señaló el retroceso vivido en los derechos humanos en estos dos años de macrismo, lo que es “un agravio y un desprecio a la lucha de más de 40 años de las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo”.

El colectivo se creó el año pasado, con las marchas que se desataron tras el intento de la Corte Suprema de imponer el 2 x 1 para delitos de lesa humanidad, a partir del impulso de Analía Kalinec y Liliana Furió: “Somos aproximadamente 25 personas”, contó Verna. “Algunos somos hijos o hijas; otros son nietos; hay distintos vínculos familiares, y todos lo que tenemos en común es que repudiamos el accionar de nuestros padres, de los genocidas que componen nuestras familias”.

La primera reunión fue, acaso por los caprichos del azar, el día del Padre. Según Verna, el grupo sirvió “para hermanarnos”. “Nos acompañamos, nos identificamos y llevamos adelante cosas concretas”, sostuvo quien integra el colectivo de familiares de genocidas.

El grupo busca modificar el Código Penal, para que los hijos puedan declarar en juicios contra sus familiares en los casos de delitos de lesa humanidad. El 7 de noviembre pasado, presentaron el proyecto de ley para modificar los artículos 178 y 242 del Código. La iniciativa fue asumida por 13 legisladores del Frente para la Victoria (FPV), entre quienes se encuentran Fernanda Raverta y Héctor Recalde.

Verna dejó los contactos para quienes se quieran acercar al colectivo: historiasdesobedientes@gmail.com

www.historiasdesobedientes,com

La foto

Durante la movilización cubierta por Radio Caput el sábado a la tarde en la rambla marplatense para repudiar la presencia de Miguel Osvaldo Etchecolatz, una Madre de Plaza de Mayo se acercó a saludar a quienes integran los Hijos e hijas de genocidas y fue un momento muy emotivo. La fotografía fue tomada por Nadia Strier.

 

Pasó en Caput.