Compartir

El paro nacional convocado por ATE y la CTA Autónoma en repudio a la ola de despidos y el vaciamiento de áreas se desarrolla con un alto acatamiento. El delegado de ATE en el Ministerio de Trabajo de la Nación, José Luis Farías, denunció “una política de ajuste” y la  “persecución a algunos compañeros”.

“A un trabajador que fue arbitrariamente detenido en la movilización del 18 de diciembre lo echaron las autoridades del Ministerio de Trabajo”, señaló sobre los despidos en el Estado y los consideró en el marco de “un vaciamiento” de áreas que corresponden a una determinada línea de políticas públicas.

En la Ciudad de Buenos Aires la concentración empezó a las 11 en el Obelisco y concluyó en el Ministerio de Modernización, desde donde implementan una ola de despidos, bajo el nombre de “dotación óptima”.

 

Pasó en Caput