Trabajadores estatales de esa provincia patagónica fueron duramente reprimidos por la policía con balas de goma y gases lacrimógenos en un operativo que dejó cinco heridos. El secretario general adjunto de ATE Neuquén, Jorge Marillán, aseguró que el accionar de las fuerzas de seguridad “fue por orden del gobernador” y que “no hay un muerto de casualidad, por la saña con la que actuó la policía”.

“El lugar donde hacíamos la protesta estaba a una cuadra del Hospital Provincial, donde estamos llevando a cabo una de las huelgas más contundentes de la historia de los trabajadores estatales”, afirmó Marillán, y agregó que los efectivos “ingresaron al hall con sus escudos y dispararon desde adentro. Había ambulancias ingresando con urgencia y ellos disparando balas de goma inclusive hacia las propias ambulancias“.

La huelga de los trabajadores de Salud de la provincia de Neuquén cumplía 32 días al momento de esa represión, y se habían comunicado con el secretario de Trabajo, José Ernesto Seguel, para “que convoque a un ámbito de diálogo“. “Quedó en comunicarse con nosotros, que no lo autorizaban a generar ese espacio, que el iba a hacer las gestiones y que nos iba a avisar. A los cinco minutos vino la policía y comenzó a los balazos“, relató.

Pasó en Caput. #TodosTusHijos (Jue 21 a 23 hs)