Más que una reforma fue un proceso de ajuste en el sistema previsional“, advirtió Miguel Fernández Pastor, abogado especialista en temas previsionales, sobre el proyecto al que el Senado dio media sanción este miércoles. “No tengo dudas de que el objeto final es el de ir hacia las AFJP“, puntualizó.

Fernández Pastor detalló que los jubilados, en marzo del año que viene, “tendrían que tener un ajuste por inflación, como vienen teniendo todos estos años, del 13,6 o 13,7 por ciento”, pero con el cambio de fórmula se les va a subir un 5,7: “Es decir que van a perder ocho puntos de un solo viaje“.

“Esta pérdida de ocho puntos significa unos 560 pesos en las jubilaciones mínimas, y en promedio en las jubilaciones casi 900″, explicó, y agregó que la reforma se trata centralmente de “sacarle 100.000 millones de pesos a las cuentas del ANSES para llevarla con otros objetivos”.

Sobre la sustentabilidad del sistema previsional aseguró que “está probada en sí mismo“, y resaltó que desde 2010 en adelante tuvo superávit. “Un sistema que tiene el 98 por ciento de cobertura , que da las prestaciones que da, y que además tiene un fondo de sustentabilidad de 55.000 millones de dólares, decir que no es sustentable es un absurdo”, concluyó.

Pasó en Caput. #AburridosPeligrosos (lun a vie 14hs).