Marta Vásquez fue una luchadora incansable y simbolizó un factor aglutinador para las Madres. Esa impronta nos queda a todos nosotros”, sostuvo Ana María Careaga, referente de la lucha por los Derechos Humanos, en homenaje a la presidenta de Madres Línea Fundadora que falleció el sábado a los 90 años y fue velada en la Legislatura porteña.

Sobre la despedida en la Legislatura, Careaga relató: “Vino un padre de la iglesia Santa Cruz, ella asistía ahí porque pedía una misa por los catequistas desaparecidos”. “La familia tenía una impronta religiosa importante, ese compromiso con los excluidos fue su característica”, recordó.

Marta Vásquez era la madre de María Marta, quien era catequista y continúa desaparecida, participó en la Convención Nacional por la Desaparición Forzada y fue miembro del Instituto para la Memoria. “Tenía la voluntad de construir colectivamente”, resumió Careaga.

“Se murió pocos días antes de la sentencia del juicio ESMA dónde está incluído el caso de su hija”, apuntó y concluyó: “Nuestra lucha es que las banderas de los Derechos Humanos sean abrazadas por el conjunto de la sociedad”.

Pasó en Caput. #SiberiaEnCaput (lun a vie 12hs).