El festival cultural “Somos Cultura” reunió en los bosques de Palermo a bandas, centros culturales, familias y artistas de todo tipo. A favor del fomento de la cultura, y contra las políticas públicas que en la ciudad de Buenos Aires obstaculizan el funcionamiento de los cetros culturales, miles de personas pasaron un domingo al aire libre compartiendo música y experiencias.

Desde las 3 de la tarde, y con algunas lluvias pasajeras, se subieron al escenario bandas, como Fenómenos Naturales, Orquesta de Señoritas, La Comunacha, Tony 70 y Ardilla.

El Gobierno de la Nación instaló unos banners, con publicidad, aunque los organizadores aclararon que el Gobierno no participó de la actividad.

También hubo stands que daban cuenta de espacios artísticos, literarios y recreativos. Durante la tarde, mientras las badas tocaban, quienes participaron del festival, conversaron con Caput.

“Un pedido muy importante de este Festival es que paren las clausuras y las persecuciones a Centros Culturales, hay un montón de clausuras absurdas y sin criterio”, dijo Pablo de Marco, de la banda Fenómenos Naturales.

Lule, de Matria dijo: “Matria es un medio colaborativo que lo que busca es articular con mujeres de todo el país para generar contenidos en comunicación con respecto a la igualdad de género“.

Nadia Strier, de Cultura De Frente, que sale por Radio Caput todos los martes a las 18.30 hs, dijo: “Ellos creen que pueden hacer un festival con mano de obra gratuita, eso es una falta de respeto, el trabajo en la cultura es un trabajo, no un hobby, estamos con nuestra consigna la cultura es un derecho, la cultura es un trabajo, basta de clausuras”.

Mariela Salaberry, de Bolivia, conforma el grupo de teatro Maracaracol y dijo: “Nos mueve la idea de traer un elemento de otra cultura a una cultura que puede tener otras visiones, otras ideas”.

Anabella Echegaray, de La Comunidad del Sótano sostuvo que “en estos días hacer cultura es muy difícil, hay una persecución para todos los que generamos una propuesta diferente a la establecida”.

Laura Moreno, del Centro Cultural El Desparrame, dijo: “Nosotros somos cultura no somos el ministerio de cultura ni presidencia de la nación no cuando nos tratan de la manera en que nos tratan”.

Julieta Vela, de Casa Sofía, consideró que “la mayoría de los centros culturales se financian con autogestión porque el gobierno no nos da presupuesto, es muy difícil mantenerse”.

Flor Albarracín, de Láudano en Canciones, cantante y acordeonista del tema “¿Dónde está?” sobre la desaparición forzada de Santiago Maldonado, señaló: “Es necesario e indispensable que los artistas aprovechemos una situación de privilegio como lo es poder pararnos arriba de un escenario para comunicar a través de la música, que aprovechemos esa situación para interpelar y no dejar de preguntar dónde está, porque no podemos naturalizar la desaparición forzada de una persona”.

Luciana Glezer, de la Revista Kamchatka, aseguró que “hay un contexto de asfixia a todas las producciones culturales genuinas e independientes que surgen de las voces, en ese sentido nos parece importante mostrarnos”.

“Somos un sector en expansión, generamos trabajo, movimiento económico, promovemos el turismo alternativo y el desarrollo de expresiones emergentes dando lugar al surgimiento a nuevos artistas de diferentes disciplinas, sin embargo no recibimos ningún tipo de apoyo específico para centros culturales por parte del Gobierno de la Ciudad para nuestro sostenimiento y desarrollo”, señalaron durante el acto central. “Exigimos al espacio político que gobierna la ciudad de Buenos Aires que hoy tiene mayoría en la legislatura de la ciudad de Buenos Aires la sanción de una ley de fomento a los centros culturales“.

Nosotros y Nosotras Somos Cultura, nosotros y nosotras no somos el Ministerio de Cultura y mucho menos el Ministerio de Turismo o la Presidencia de la Nación que si algo hizo por este festival fue aumentarnos brutalmente las tarifas poniendo en riesgo nuestra supervivencia y obligándonos a salir a la calle”.

Dolores Giménez, del colectivo El Tango No Se Clausura: “En 30 meses se clausuraron 386 espacios culturales en la Ciudad de Buenos Aires, por estupideces”. “Organizar una milonga en espacio público es arriesgado, te puede caer un patrullero o más”.

Matías Gualtieri y Emilio Buggiani, de Abogadxs Culturales, sostuvo que “los inspectores no conocen la Ley de Centros Culturales, no conocen la Ley de Teatros Independientes y clausuran arbitrariamente por cuestiones que no tienen nada que ver”.

Amalia Vargas y Romina Vázquez, de En Círculo Asociación Civil, afirmó que “al sistema lo único que le interesa es robar, pedir plata al exterior para que nuestros bisnietos sigan pagando esta deuda externa que nada tiene que ver con nosotros”.

Pablo Martillana, de Ediciones del Signo: “Tratamos de gestionar otras formas de producir y de circular, también otra forma de hacer cultura

Andrea Conde, legisladora porteña del FPV que elaboró la ley de Milongas, dijo: “Estoy convencida de que este gobierno gobierna para las elites, en todas las políticas públicas que hace”.

Juan López Peña, de la murga “Le Puse Cuca” y “Los Chicharrones“, dijo: “Esta bueno poder ofrecer propuestas diferentes y variadas en la mayor cantidad de espacios posibles, si es de manera gratuita mejor, que es lo que hoy en día está difícil”.

Cierre de la transmisión:

Pasó en Caput.