A un año de la firma del acuerdo entre el gobierno del Reino Unido y la entonces canciller argentina, Susana Malcorra, por el reclamo de la soberanía de las Islas Malvinas, hoy se realizó una conferencia de prensa en la Cámara de Diputados. Críticas a la gestión macrista.

Daniel Filmus, que fue secretario de Asuntos Relativos a las Islas Malvinas durante el último año del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, señaló que “este gobierno tiene un síndrome de Estocolmo, cree que si sonríe, si hace buenos tratos y firma estos acuerdos, el Reino Unido va a cambiar su mirada, y esto no va a pasar. Ellos van a defender sus intereses”. “Las Malvinas son tan argentinas como el Obelisco“, apuntó.

“Este es un tema de toda América Latina, en donde se ha decidido y se ha votado por unanimidad que el único obstáculo que hay para la explotación económica de las islas es la ocupación británica. Si el Reino Unido cumpliera con la resolución de las Naciones Unidas, la 2065, de iniciar el diálogo, el obstáculo que complica y trae una situación de conflicto se resolvería en un minuto: el no cumplimiento del Reino Unido respecto de la resolución de Naciones Unidas es lo que está poniendo la traba”, dijo Filmus, que también es vicepresidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Parlasur.

La ex embajadora argentina en el Reino Unido, Alicia Castro, expresó que “Macri está haciendo lo que los británicos quieren”, y agregó: “Este gobierno no lo hace por torpeza, es un gobierno resuelto a permitir la recolonización de nuestros territorios y a entregar nuestros recursos naturales y esto en Malvinas se ve claramente, porque es una política regresiva que ha anulado el reclamo de soberanía y no reclama ni siquiera contra la militarización”.

Castro también se refirió a la designación, por parte de los británicos, de un gobernador militar en las Islas Malvinas, Nigel Phillips: “Es la primera vez que hay un gobernador militar, con lo cual es obvio que el centro va a estar puesto en el fortalecimiento de un enclave militar, que es el más grande del continente sudamericano”.

El premio nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, señaló: “Gran Bretaña no solo va avanzando con el gobernador, sino con una base militar en las Islas Malvinas, y el refuerzo de 185 millones de libras para reforzar la base militar, que es una amenaza no sólo para la Argentina, sino para el continente, más si se habla de un submarino nuclear, que estaría prohibido por el tratado de Tlatelolco”.

“Renunciar a la soberanía de las Islas Malvinas sería una traición de la patria y eso no lo podemos permitir, porque hay un reclamo legítimo del pueblo argentino sobre la soberanía argentina, una guerra donde hay muchos muertos y reclamo legítimo para poder, de una vez por todas, que las islas Malvinas se descolonicen”, afirmó Pérez Esquivel.

Ernesto Alonso, del CECIM La Plata (Centro de Ex Combatientes de Islas Malvinas), consideró que “estamos asistiendo a un plan sistemático de entrega del patrimonio soberano”, y destacó que la desaparición forzada de Santiago Maldonado “tiene que ver con eso” y que está todo enmarcado “en una violencia institucional que se manifiesta en la calle”.

Pasó En Caput. #SiberiaEnCaput (Lun a Vie 12hs)