Compartir

La empresa que supo ser el símbolo de la supuesta recuperación económica del macrismo volvió a ser noticia esta semana luego del despido de cincuenta empleados y el cierre de sus fábricas, ubicadas en Ezeiza y Esteban Echeverría. “Cerraron los portones y dejaron a la gente afuera sin saber si esto va a continuar o no, la empresa llamó a Lock Out en las dos plantas”, describió José Moscovich, obrero de la planta de Esteban Echeverría. Los trabajadores cortaron parcialmente la autopista Ricchieri y están a la espera de que el Ministerio de Trabajo dicte, este martes, la conciliación obligatoria.

“En Cresta Roja hubo, la semana pasada, cincuenta y dos despidos” relató José Moscovich, obrero de la planta ubicada en Esteban Echeverría, y agregó: “Luego de una audiencia en el Ministerio de Trabajo en la que no se dictó la conciliación obligatoria, decidimos en asamblea hacer una vigilia en la fábrica. Cuando llegamos hoy por la mañana, el personal de seguridad nos comunicó que los portones no se iban a abrir hasta nuevo aviso por una orden de la empresa”.
Moscovich concluyó que “dejaron a la gente afuera sin saber si esto va a continuar o no. Cresta Roja llamó a Lock Out en las dos plantas”.

A la hora de encontrar motivos que puedan explicar esta decisión de Cresta Roja, José Moscovich dijo que sólo pueden esgrimirse especulaciones: “Nosotros teníamos un acuerdo con la empresa: íbamos a conservar nuestras fuentes de trabajo, sin antigüedad, pero con el pago de las indemnizaciones de todos esos años que se perdieron con la quiebra”, y agregó: “Veníamos desde hace un año y medio peleando por esos pagos y la reincorporación de otros compañeros. Cuando llegó la fecha de empezar a discutir un plan, sucedió esto. Para mí, esto es un intento de desviar esa discusión”.

Ante la falta de respuesta de los directivos de Cresta Roja y la inacción por parte del Ministerio de Trabajo, Moscovich señaló que los obreros decidieron cortar la autopista Ricchieri como medida de protesta, pero se encontraron con “un operativo muy grande de Gendarmería. Tuvimos que negociar la toma de un solo carril y a partir de que saliera el sol. Cuando subimos a la autopista eran casi las siete y media de la mañana y ya había pasado la hora pico, de modo que casi no tuvo efecto” y agregó: “Evitamos la misma represión que sufrimos en el aeropuerto a finales del año pasado”, aunque remarcó: “Hay que dejar el miedo de lado y salir a luchar, con o sin organización. La protesta es el único derecho que tenemos. Si nos sacan eso,nos quedamos sin nada. Estamos en pie de lucha, como los compañeros de Pepsico y otros tantos trabajadores más”.

“Cresta Roja es un símbolo de que sí se puede”, había dicho Mauricio Macri el 21 de abril del año pasado, señalando a la empresa como el emblema de la recuperación económica de su gestión.

Pasó en Caput. #SiberiaEnCaput (Lun a Vie 12 a 13 hs.)