Compartir

Un incendio iniciado por una vela, en un barrio que llevaba una semana sin luz, produjo la muerte de cuatro nenas. “El sábado hacía siete días que estábamos pidiendo que vengan a arreglar un transformador en la calle Olazabal, que es el que abastece a los barrios linderos de nuestro asentamiento, y nadie venía”, explicó la referente del comedor Los Iniquietos de ACUBA, Olga.

“Le pedimos a Américo Peralta, la persona del Municipio de Lanús que está encargada del arreglo de los cables, y nos contestó que ellos no podían venir”, explicó la referente barrial. “Vayan a hacer quilombo a Edesur. Mi cuadrilla no quiere entrar ahí porque los vecinos lo atacan”, había sido la justificación de Peralta.

El Municipio tampoco se hizo responsable luego de la tragedia. “Anoche fui al terreno y estaban haciendo chispas los cables que quedaban”, contó Olga, y resaltó que “el Municipio nunca se acerca al barrio para nada”. “Ese día no había ni agua para poder apagar el fuego, porque no teníamos luz hacía siete dias, no teniamos agua para llenar los tanques”, explicó.

“Asistencia Crítica se acercó al hospital adonde esta la mamá y le fueron llevando bolsas de mercadería que no sé para qué son, porque no pueden cocinar adentro del hospital. Ellos lo que necesitan es otra cosa, porque se quedaron sin nada, no tienen casa, no tienen nada, se quedaron con el terreno pelado“, concluyó la referente del comedor.

Pasó en Caput. #SiberiaEnCaput (lun a vie 12hs).